Más noticias
Viernes 02 de Septiembre de 2011

El Censo detectó más de 78.500 casas deshabitadas en toda la provincia

Representan el 14% del total de 539.271 viviendas de Mendoza. Desde la DEIE afirman que la cifra se contradice con el elevado nivel de déficit habitacional, que es de 120 mil viviendas

Por Cecilia Osorio
cosorio@diariouno.net.ar

En Mendoza son 78.506 las casas deshabitadas, de un total de 539.271 viviendas. El dato surgió después de que se difundieran a nivel nacional algunos de los resultados definitivos del Censo 2010 atinentes sólo a población, viviendas y hogares.

La propia titular de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE), María Inés Crisafulli, fue quien este jueves llamó la atención al respecto porque –a su entender– “sorprende el número de casas sin uso frente a la cifra de déficit habitacional (de 120.000 viviendas en Mendoza)”.

 

censo-1

 

“No son estrictamente casas que no se entregaron o que correspondan a quienes no tienen hoy una vivienda. Pueden ser de fin de semana o de inversión (para alquilar). Sin embargo, la comparación preocupa. En un análisis preliminar puede deducirse una falta de políticas en este sentido, ya sea que fomenten el uso de las viviendas como que mejoren la distribución”, expresó.

De los departamentos más densamente poblados, Capital (con 14.442) y San Rafael (con 9.832) llevan la delantera en la estadística de viviendas sin moradores.

La difusión de los datos locales definitivos se concretó con cierta demora, después del anuncio en Buenos Aires. Finalmente se supo que los mendocinos suman 1.738.929 (1.529.278 más que en el 2001, por lo que la población creció sólo el 10%) y que siguen predominando las mujeres, quienes representan el 51,3% de la población, contra los hombres, que alcanzan el 48,7%. La tendencia se repite a nivel país, donde los argentinos son 40.117.096, con 20.593.330 mujeres y 19.523.766 varones.

“También es para destacar que el 97% de los hogares locales están constituidos en casas (86%) y departamentos (11%), es decir, en buenas condiciones de vivienda. El resto, 3%, son personas que habitan en lugares precarios”, explicó Crisafulli.

Pese a la “positiva” situación de la distribución de los hogares de acuerdo con el tipo de vivienda, no es menor que al analizar el combustible utilizado para cocinar surja que el 60% de los hogares mendocinos acceden a una conexión de gas, mientras que el 30% no cuenta con ese servicio y debe abastecerse con garrafas. El resto emplea otros elementos, como leña. “No tiene que ver con la precariedad de las casas, que se analiza a partir de factores como el tipo y los materiales utilizados en la construcción. Implica, sin embargo, que la red de gas no llega a todos los mendocinos, vivan en casas o en otro tipo de soluciones habitacionales”, aclaró.


Las mujeres, arriba
Para Crisafulli, la supremacía femenina frente a la masculina es una constante de los últimos años en Mendoza y una característica de otros centros urbanos o ciudades grandes. El índice de masculinidad marca que son hay 95 hombres por cada 100 mujeres en esta provincia (similar al del total del país), pero el indicador es mayor entre los recién nacidos y decrece a partir de los 40 años. “Si bien nacen más hombres, éstos mueren antes o tienen un promedio de vida menor. Siguen influyendo en ellos las exigencias de la vida y su mayor responsabilidad como sostén de hogares”, apuntó la funcionaria mendocina.
 

censo-2

Comentarios