San Rafael
Domingo 25 de Septiembre de 2011

El Colegio de Arquitectos contra las obras clandestinas del mercado

El presidente de la institución puso en duda los valores que se ofrecen hoy en el rubro y cuestionó la legalidad de las construcciones que contemplan precios inferiores a $2.500 el m2  

El presidente del Colegio de Arquitectos para la zona Sur, Luis Mahía, negó que los honorarios de los profesionales incidan de manera determinante en el costo del metro cuadrado de construcción.

Para sostener esta afirmación el arquitecto señaló que “la presencia de un arquitecto es fundamental para presentar los planos en cualquier Municipio”.

De esta manera agregó que “se garantiza el cumplimiento de todas las normas edilicias”.

Uno de las principales inconvenientes que se está observando en la plaza, según Mahía, es la confusión que se genera cuando alguien promete construir una casa con un valor de $1.500 el metro cuadrado.

Esa oferta para el arquitecto es imposible en el mercado actual porque demuestra “la falta de conocimiento del proceso constructivo y sus implicancias”.

Un precio de estas características sin la participación de un arquitecto implicaría una omisión de varios pasos que el profesional debe realizar para presentar los planos de la obra y pagar las cargas sociales y patronales de los empleados que trabajen en la misma.

Este argumento de que la obra se encarece porque un arquitecto cobra sus honorarios es una teoría que no tiene sustento, explicó el presidente del Colegio.

Para poder ejecutar la construcción y/o ampliación de cualquier obra se necesita realizar un proceso que incluye responsabilidad técnica, legal y un profesional habilitado por el Colegio de Arquitectos.

“Omitir esto conlleva un riesgo altísimo para el propietario, que de tener cualquier tipo de accidentes en una obra puede hasta perder la vivienda que está construyendo”, mencionó Mahía.

Asimismo aclaró que “hay muchos costos que no se pueden obviar como el pago de tasas, sellados, aportes previsionales y honorarios del arquitecto”.

Todo ese conjunto de obligaciones le aseguran al cliente una obra con garantías de calidad y en caso de que el profesional sufra algún problema tiene al Colegio como respaldo para cualquier tipo de queja contra el profesional.

Actualmente muchos arquitectos debaten la aplicación de la ley de honorarios, que se reguló pero que todavía no se instrumenta.

Esta norma legal tiene problemas de software, según el responsable de la institución, pero hay muchos colegas que se oponen porque consideran que los presupuestos se encarecen y el cliente no los va a poder abonar.

Esta definición para otros profesionales es totalmente errónea, señaló Mahía, porque existen muchas responsabilidades que tiene que tomar un arquitecto ya que si ocurre un problema con la casa o con los obreros, el profesional es responsable solidario y hasta puede perder su matrícula si no cumplió con todos los pasos que se le exigen.

Esa responsabilidad debe tener una remuneración acorde , explicó el presidente, y no es verdad que el metro cuadrado se encarezca por los honorarios”.

A modo de ejemplo, una casa de 200.000 pesos conlleva un honorario aproximado de 14.000 pesos que se divide por el plazo de ejecución de la obra, si la construcción se extiende por ocho meses, el profesional cobrará 1.750 pesos por mes, una cifra sensiblemente inferior a un sueldo medio del mercado.

Por este motivo la mayoría de los profesionales que están colegiados apoyan la regulación de los honorarios, que en definitiva van a garantizar la calidad de la construcción.

Comentarios