En debate esp
Sábado 01 de Octubre de 2011

El corte de boleta desvela a todos

Los radicales seguirán jugando sus chances en el “cortá boleta” y el kirchnerismo insistirá con el proyecto nacional,

Por Carlos Hernández

El puzzle sería así: Cristina gana con holgura en primera vuelta; supera el 45% o se posiciona por encima del 40% con 10% de diferencia sobre el segundo, tal como consagra la Constitución nacional para evitar el balotaje. Como van las cosas, Hermes Binner queda como el opositor mejor posicionado, Alfonsín se desinfla irremediablemente, Duhalde queda fuera de carrera por la presidencia y por poco hasta de la política, Rodríguez Saá logra su mejor elección en Mendoza –y en San Luis, claro está–, Carrió queda destinada a un mero rol mediático y Altamira, a la esperanza de un milagro para la próxima vez.

Así se ve el tablero a 22 días de la elección presidencial, pero –es sabido– en política nunca está todo dicho hasta que termina el partido. Debe tenerse en cuenta que la realidad es un organismo vivo, que en el proceso electoral cada actor mueve sus fichas y que el espectador un buen día se convierte en el protagonista principal con su voto.

Justamente cómo conquistar el voto es el dilema de los candidatos y de los estrategas, y ha de ser esa pulsión lo que anime la campaña en Mendoza, donde la oferta de viviendas parece ser la llave de la simpatía popular, así como en la elección anterior fue la seguridad la prioridad electoral.

Quienes han aprendido a capitalizar las experiencias sabrán que no deben confiarse, porque no siempre ofrecer lo que la gente necesita es lo que el electorado quiere escuchar. Ya quemados con la leche de promesas incumplidas, el revolear casas como si se tratase de una subasta puede convertirse en el búmeran del rechazo popular. Quizás se necesite hacer más hincapié en el cómo, antes que en el qué, para ganar al menos en credibilidad.

Es que no hay estímulo-efecto que valga para manipular el insondable humor social, ese complejo que se construye a través de múltiples factores, muchos de ellos escurridizos para los artesanos de campañas.
Deben creer los diseñadores de la publicidad de Alfonsín que suma votos el poner al aire un spot del candidato gritando en un acto partidario, como si hubiera oídos predispuestos a escuchar con un tono crispado –y fuera de clima– todos los interesantes conceptos que el hijo del ex presidente trae bajo el brazo. Es por citar un ejemplo a mano, ya que el sorteo de la difusión publicitaria sin cargo le ha dado semejante exposición por estos días.

Atento a que las batallas electorales se juegan en todos los campos y terrenos, el ámbito de la Junta Electoral se convirtió en otra instancia de pelea. Al aprobar las colectoras ganaron terreno los candidatos radicales a intendentes, que irán con múltiples propuestas para presidente, pero debilitaron las aspiraciones de Roberto Iglesias. El justicialismo oficialista, a su vez, apoyó la estrategia de fortalecer a Paco Pérez en desmedro de la conveniencia de algunos de sus candidatos departamentales. La boleta seccionada por categoría fue rechazada por la Junta Electoral Nacional, lo que obstaculizó la intención del radicalismo de facilitar el mano a mano para la gobernación.

Así, los radicales seguirán jugando sus chances en el “cortá boleta” y el Gobierno insistirá con el proyecto nacional. Mientras las fuerzas menores intentan entreverarse, el corte de la boleta sábana persistirá en el desvelo de todos siempre y cuando la mayoría no se olvide de votar a Cristina.

Comentarios