Más noticias
Jueves 10 de Noviembre de 2011

El crimen de Mayra Tarifa quedó al borde de la impunidad

En la tercera jornada del juicio, hasta los pocos indicios que vinculaban al único imputado por la causa comenzaron a derrumbarse. El Tribunal trata de encontrar algunas otras líneas no explotadas para poder ordenar que se reabra la investigación.

Por Enrique Pfaab

SAN MARTÍN – El único imputado por el crimen de Mayra Tarifa quedó este jueves a un paso de conseguir la absolución y el caso al borde de la impunidad. Lo que en cualquier otro caso no hubiera alcanzado ni siquiera para ordenar un procesamiento, fue suficiente para mantener preso a Luis Martínez (27) durante 2 años y medio. Hoy, en la tercera jornada del juicio, hasta los pocos indicios que lo vinculaban con el caso comenzaron a derrumbarse. El Tribunal trata de encontrar algunas otras líneas no explotadas para poder ordenar que se reabra la investigación.

“La causa se empiojó desde el principio” se lamentaba un policía ante este medio, mientras la defensa del único imputado creía que la brutalidad del crimen hacía suponer necesariamente que el móvil tenía “tintes mafiosos o de venganza”, un perfil muy lejano al que tiene el hombre juzgado.

Este jueves declararon cuatro efectivos policiales que estuvieron en el allanamiento a la casa de Martínez, tres de la Policía Científica y una suboficial del destacamento Rodríguez Peña. La mujer sostuvo que vio esa noche una carta en donde figuraba el nombre “Mayra” y en donde se leía “Dios quiso que te tuviera entre mis brazos hasta el último suspiro”. En cambio los otros policías, encargados de revisar todo el lugar y levantar las posibles pruebas, negaron haber visto esa carta y aseguraron que la hubieran secuestrado si hubiera existido. Esta misma versión fue sostenida el miércoles por el oficial que comandó el allanamiento y por otros efectivos que participaron del mismo.

Hoy quedó flotando en la sala de debate que ésta suboficial, imbuida por su necesidad de encontrar respuestas, creyó ver en un cuaderno de anotaciones bíblicas un texto que no existía.

El famoso cuaderno en donde supuestamente estaba esta carta póstuma, está repleto de citas religiosas, de conformación de grupos de estudios bíblicos y de un cronograma de difusión religiosa, ya que Martínez y parte de su familia son Testigos de Jehová.


Sin patología violentas
La pericia psiquiátrica efectuada al único imputado no detectó signos que indicaran que es violento o pervertido sexualmente. Apenas dice que “intenta acomodar los hechos” para lograr algún beneficio. Esta está muy lejos de ser la personalidad de uno de los verdaderos homicidas, quienes violaron a la chica, le introdujeron un palo en el ano y la lanzaron ya moribunda a un caudaloso canal de riego. Por esto la defensa de Martínez cree que el crimen tiene “un contenido mafioso”.

Para colmo la investigación del caso no fue efectuada por una sola división policial, sino que participaron varias, cada una por su lado. Esto terminó ensuciando el caso y posiblemente distrajo a los policías más experimentados en este tipo de hechos.

Comentarios