historia
Martes 04 de Octubre de 2016

El cura Marco, el hombre que trajo a muchos italianos

Historia de San Rafael. La profesora Izuel narra la vida de este sacerdote que llegó a poseer 6.000 hectáreas en esta zona, aunque las fue perdiendo paulatinamente

El sacerdote Manuel Marco, que fue quien trajo a los primeros italianos, nació en Italia y vino a la Argentina acompañado de su hermano Lázaro, quien le ayudó en sus emprendimientos. La familia estaba conformada por los padres, Marco, Lázaro y una niña de nombre Marina.

Al llegar a la Argentina ingresó como sacerdote del Ejército y a San Rafael arribó junto con el Regimiento 7° de Caballería como capellán.

Después de la Campaña del Desierto adquirió muchas tierras en el departamento, sus padres habían fallecido y le dejaron una importante herencia.

En 1880 compró a don Domingo Bombal 1750 cuadras de campo inculto, que estaba ubicado a dos leguas al Norte del Río Diamante, actual zona del distrito Las Paredes. Se asoció con Frugoni, italiano como él, e hicieron construir dos canales: el Socavón y el Frugoni-Marco. En 1884 le compró a su socio las tierras y éste se alejó de San Rafael.

Llegó a poseer un total de 6.000 hectáreas, de las cuales sólo trabajó 315, con la ayuda de los italianos. Los contrató a poco de bajar del barco en diciembre de 1883 y estos estaban muy contentos porque era un sacerdote. Ellos eran todos católicos y hablaba su lengua.

Muchas fueron las peripecias del viaje, pero al llegar les pareció haber arribado a la tierra prometida. Se instalaron en un galpón en Las Paredes y comenzaron a trabajar, pero las inclemencias del tiempo, como el Zonda y el granizo, hicieron fracasar la colonización, por lo que las tierras se dejaron de cultivar en 1884.

Se quedó sin dinero y vendió una parte de las tierras a Bernardino Galigniana, quien declaró que no estaba todo cultivado, sólo una parte. El resto de las tierras las hipotecó y también las Salinas del Diamante, que había adquirido de la familia de los Goyco. Al ausentarse el sacerdote, no sé con qué destino, su hermano Lázaro quedó a cargo de todo.

En 1895 Elías Villanueva, quien luego fue gobernador de Mendoza, adquirió una de las propiedades que habían sido del Cura Marco y le quisieron cobrar los impuestos que debía el sacerdote de todas las propiedades. Finalmente pudo arreglar y sólo pagó la proporción que le correspondía.

Su hermano Lázaro no pudo pagar los impuestos y le fueron rematando todas las propiedades, es así que por las Salinas del Diamante le cayó un embargo sobre una propiedad que tenía en la Villa, frente a la Capilla que estaba en construcción. (A.H.M. Carp.745. Doc. 96).

Las Salinas del Diamante finalmente salieron a remate y se las quedó la Provincia. Posteriormente salió el llamado a licitación por el derecho de explotación de las Salinas de San Rafael, en un aviso en el Diario El Porvenir de marzo de 1905, siendo martillero el doctor José Villanueva, quien debía pedir una fianza.

Según figura en el documento fue adquirida por don Manuel Roa. (A.H.M. Carp.745. Doc. 96).

Lázaro se casó con la joven Amelia Cubillos, hija de don Alberto Cubillos, tuvieron tres hijos: Alberto, María Elena y Carlos, quien se casó con Lucía Germanó y fue historiador, uno de los primeros que se dedicó a recopilar la historia sanrafaelina, padre de la maestra Martha Marco de Grafigna.

Marina, la hermana menor de Manuel y Lázaro, tras la muerte de sus padres viajó a la Argentina para reunirse con sus hermanos. Viajó con unos amigos y conoció en el barco a Pablo Cuartara, con quien mantuvo un romance muy lindo y al llegar a Mendoza se casaron y después se establecieron en Rama Caída.

María Elena Izuel

Especial para UNO SR

marializuel@speedy.com.ar

Comentarios