Política
Miércoles 01 de Julio de 2015

El debate por el aborto tuvo una insólita actitud en el Senado de Mendoza

Legisladores del PJ y la UCR se fueron enojados con Noelia Barbeito (FIT) por no participar en la votación de los pliegos de 16 jueces. “Es indignante lo que ocurrió, siempre que se plantean estos temas los legisladores se levantan y se van. Hace cien años que las mujeres no tenemos un derecho y ¿ellos no pueden tomarse cinco minutos para escuchar?”. dijo Barbeito

 
A la sesión de tablas que el Senado realizó ayer podría caberle los adjetivos de “insólita” y “sorprendente”. Primero, porque se votaron y se aprobaron, en una sesión de acuerdos que duró menos de dos horas, 16 pliegos para el ingreso de nuevos magistrados, sin la presencia de la senadora del Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) Noelia Barbeito. En segundo lugar, porque cuando Barbeito ingresó a la Cámara Alta, ya a punto de terminar la sesión ordinaria, a poner en debate nada menos que el tema del Protocolo Nacional para la Interrupción Legal del Embarazo –en Mendoza deliberadamente no se cumple–, sólo quedaron en sus bancas nueve senadores, los demás se levantaron y se fueron.
Consultados acerca de por qué había sucedido la “huida masiva” de senadores del PJ y la UCR, desde ambos bloques aseguraron que si bien “no estaba arreglado”, los senadores quieren pagarle a Barbeito con la misma moneda con la que ella actúa. Antes de que la sesión se cayera por falta de quórum, algunos senadores (los suficientes para la votación) ingresaron nuevamente a la cámara y enviaron el proyecto a tres comisiones: Legislación y Asuntos Constitucionales, Salud y Género.
Situación tensa
Si bien la sesión había comenzado cerca de las 13, la legisladora del FIT llegó a ocupar su banca antes de las 15. La votación secreta por los jueces e incluso parte de la sesión ordinaria ya había transcurrido. Cuando se sentó y pidió la palabra, los legisladores comenzaron a pararse y a retirarse.
Tan violenta fue la situación, que Barbeito consultó a quien presidía la sesión, el radical Daniel Ortiz, si debía abandonar lo que estaba diciendo, porque el proyecto no se podía tratar con sólo diez legisladores. Sin embargo, pudo continuar hablando porque cuando empezó tenía quórum suficiente.
Antes de dar la sesión por caída, Ortiz llamó tres veces y algunos senadores que se encontraban detrás de la puerta entraron y votaron. La decisión fue enviar la iniciativa de Barbeito a comisiones.
El único que habló fue el presidente del bloque del PJ, Gustavo Arenas. El senador aseguró que “entiendo que hacia adentro de los partidos no hay una posición homogénea, pero el tema exige un debate serio, me comprometo a que así se haga”.
Finalmente, Barbeito afirmó que “es indignante lo que ocurrió, siempre que se plantean estos temas los legisladores se levantan y se van. Hace cien años que las mujeres no tenemos un derecho y ¿ellos no pueden tomarse cinco minutos para escuchar?”.
Arenas y Sergio Moralejo (UCR) sostuvieron que si bien no se pusieron de acuerdo entre ellos, la senadora del FIT no puede exigir que se queden a escucharla porque ella no lo hace tampoco.
“Llegó cinco minutos antes de que terminara la sesión, firmó y se fue. Es una falta de respeto de su parte”, aseguró Moralejo, quien agregó: “Yo me quedé por una cuestión de educación”. No fue lo mismo que hizo el resto del bloque radical, con excepción de Eduardo Giner, Juan Carlos Jaliff y Gerardo del Río.
Arenas reafirmó que no estuvo organizado, pero que Barbeito hace lo mismo con los proyectos del resto de sus compañeros de banca.
Si bien el proyecto de resolución del FIT en nada cambiaría la situación del incumplimiento en el que la provincia ha caído por no poner en práctica el protocolo, ni sus modificaciones hechas en abril, es una clara expresión política desde la Legislatura hacia el Ejecutivo.
Moralejo dijo que “acá no se trata de cuestiones de forma, como lo es una resolución, sino que hay discutir el fondo del asunto. Esto es, que la provincia no cumple con una disposición nacional ni con lo escrito en el Código Penal”.
Hasta ahora sólo 8 provincias cuentan con guías basadas en la disposición de la Corte que establece que el protocolo es de aplicación obligatoria en todo el país tanto en el sector público como en el privado.
Quiénes sí estuvieron 
Los que se quedaron durante la presentación del proyecto fueron: por la UCR, Sergio Moralejo, Juan Carlos Jaliff, Eduardo Giner, Gerardo del Río y Daniel Ortiz (presidiendo la sesión). En tanto, por el PJ lo hicieron Gustavo Arenas, José Escoda, Juan Carlos Ortiz, Claudia Torres y Francisco Cofano. Luego de que llamaron tres veces para lograr quórum, entraron algunos más al recinto.
Nueva información médica, bioética y legal
La nueva guía sobre el aborto no punible consta de 72 páginas y es una actualización del protocolo que el Ministerio de Salud de la Nación elaboró por primera vez en 2010, que por entonces generó una fuerte polémica.
Para una segunda edición, a cargo del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable, se actualizó la información médica, bioética y legal. Allí se habla de cuándo debe practicarse un aborto, según el fallo de 2012 de la Corte Suprema, y se considera el riesgo para la vida o la salud de la mujer, y los embarazos productos de una violación. Se aclara cómo debe darse la objeción de conciencia de los médicos.
Por Paola Alé
ale.paola@diariouno.net.ar

Comentarios