Messi
Jueves 17 de Noviembre de 2016

El debut en Oporto de un tal Lionel

A los 16 años y 145 días. Messi jugó en el primer equipo de Barcelona un partido amistoso que ganó Porto 2-0. Al chico siempre lo probaron en divisiones más grandes para evaluar su rendimiento.


Lucio A. Ortiz
ortiz.lucio@diariouno.net.ar

Habían pasado dos años y nueve meses desde el primer viaje que transformó la vida de un chico de 13 años que llegaba al Barcelona.

El pibe había pasado por las distintas categorías de divisiones inferiores y era uno de los preferidos de los entrenadores de la cantera del Barcelona.

Cuentan los directivos catalanes de 2003 que buscan "ponerlo en mayores dificultades para aumentar el rendimiento del chico". Se lo ponía en dos o tres categorías superiores para probar su capacidad física contra cuerpos mayores.

Además, con 16 años, continuaba con un estricto programa de ejercicios. Querían que la progresión futbolística fuera en forma paralela con su crecimiento corporal, ya que hasta los 14 había tomado hormonas para crecer.

El argentino Guillermo Hoyos era el encargado del juvenil B y en el primer día de entrenamiento sólo dejó salir un comentario:"Es una fiera, este chico", dijo.

Otro entrenador del Barcelona B (Pere Gratacós) recuerda de esos días: "Mientras mis asistentes estaban preparando el trabajo en el Barca B, en la otra parte del campo se entrenaba el juvenil B en un partido de mitad de cancha. Vi un jugador que era rápido, eléctrico, muy activo; tomaba la pelota, gambeteaba y gol". Leo marchaba a unas cuantas revoluciones más que el resto del grupo, escribió en su libro Messi, el periodista Guillem Balagué.

Después de verlo en acción le hicieron un seguimiento durante una semana y decidieron llevarlo al Barca B, que es una primera división de categoría inferior.

Recuerda Gerard Piqué: "Nos subieron al juvenil A a Leo y a mí, y Cesc Fábregas había pasado al Arsenal".

Messi anotó 18 goles en 11 partidos del juvenil A. Uno fue desde la mitad de cancha contra Betis. Después lo subieron al Barcelona C, que no andaba bien y con el argentino, salió de la crisis. Hasta jugó una eliminatoria contra el Sevilla y a un lateral derecho llamado Sergio Ramos le tocó defender a Messi, que metió 3 goles en 8 minutos. Ese defensor nunca se olvidó del hecho.

El entrenador del primer equipo blaugrana era el holandés Frank Rijkaard . El domingo 9 de noviembre Messi jugó en el juvenil A y marcó un triplete contra Granollers.

El DT Gratacós se reunía con Rijkaard asiduamente para comentarle sobre el rendimiento de los juveniles y el holandés le dijo: "Espero que no te fastidie la planificación de tu división, pero me han organizado un partido contra Porto para dentro de cinco días y tengo a todo el mundo con sus selecciones nacionales".

Y Gratacós le contestó que podía llevar los juveniles que quisiera para el amistoso en Portugal, especialmente a Oriol Riera y a Messi.

El 16 de noviembre, entre los convocados, en el aeropuerto de El Prat para embarcar en un vuelo charter, estaban los juveniles Jordi Gómez, Oriol Riera, Xavier Ginard y Lionel Messi.

El capitán Luis Enrique les dio la bienvenida y les hizo las bromas habituales. "Chicos no olviden llevar esto", les dijo y dejó unas cuantas bolsas de equipaje. Los cuatro debutantes debieron llevarlas por los largos pasillos del aeropuerto.

En el mismo vuelo viajaron Jorge Messi, el padre de Leo; la madre, Celia, y el hermano, Rodrigo.
En Oporto se dirigieron al estadio Do Dragao, que iba a serinaugurado, con 56.000 asientos. El DT del Porto era nada menos que José Mourinho.

En el trayecto del hotel a estadio el director deportivo del Barça Txiti Beguiristain tuvo una charla con Rijkaard. Hablaron sobre el juvenil Messi y se escuchó: "Es un poco frágil, es pequeño, pero su fútbol pide paso. Es un buen partido para probar a ese chico".

Para Barcelona, entraron a la cancha el 16 de noviembre de 2003, Jorquera; Óscar, Ros, Oleguer, Fernando Navarro; Márquez, Gabri, Xavi, Santamaría; Luis Enrique y Luis García. Después ingresaron Oriol Riera, Tiago, Jordi Gómez y Expósito.

A los 25' del segundo tiempo, con 16 años y 145 días, Lionel Messi ingresó por Navarro. El argentino tuvo dos situaciones de gol, en la segunda prefirió hacer un pase y no le pegó al arco. Rijkaard comentó luego: "Ha creado dos situaciones y casi hace un gol. Tiene mucho talento y un futuro prometedor".

Pasó por la zona mixta en la que se ubican los periodistas, tras el partido, iba cabizbajo, encogido y hasta le daba vergüenza levantar la mirada. Dijo: "Siempre quise debutar en el primer equipo y ya se me cumplió mi sueño. Espero que más adelante pueda seguir jugando en primera".

Esa vez jugó un Barcelona alternativo, sin las figuras de selección, que estaban en una fecha FIFA.
En la charla del cuerpo técnico, el DT holandés comentó: "Habrá que juntarlo con Ronaldinho".
El pibe ganó bastante y hasta hoy suma 28 títulos en Barcelona. Y va por más. Rijkaard tenía razón.

Comentarios