San Rafael
Lunes 26 de Diciembre de 2011

El dueño de un criadero que fue inhabilitado denunció que hay muchos establecimientos clandestinos que no cumplen con las normas sanitarias

Ricardo Zárate el dueño del criadero ubicado en las inmediaciones del barrio El Molino que fuera clausurado el 20 diciembre pasado denunció que "fuimos un chivo expiatorio y que hay muchos establecimientos como el mío que no tienen habilitación y trabajan en peores condiciones". Incautaron 126 cerdos que eran criados en deplorables condiciones para su posterior faenamiento  

El 20 de diciembre el Juez de Faltas Oscar De Diego encabezó junto a otros funcionarios una inspección que determinó el cierre e inhabilitación de un criadero de cerdos que funciona en las inmediaciones del barrio el Molino. El establecimiento, precario, es una iniciativa familiar que desarrolló el padre de Ricardo Zárate hace 50 años.

Allí según Ricardo "vendíamos lechones por encargo a amigos o familiares" y agregó que "el criadero es chico y posee solo una veintena de animales". Este dato se contrasta con el procedimiento que realizó De Diego donde según las actas se decomisaron más de 126 cerdos para su control sanitario. 

Al respecto Zárate anticipó que no se encontraron enfermedades entre estos animales incautados aunque reconoció que "el criadero no tenía las habilitaciones correspondientes" pero denunció que "en san Rafael unos pocos , los más grandes, tienen el criadero con todos los permisos pertinentes".

Zárate admitió que " ya no podemos seguir trabajando en este lugar porque además la zona donde está ubicada la finca se considera residencial y en estos lugares está prohibido faenar animales". Para el propietario "el procedimiento se realizó por denuncias de los vecinos". Asimismo reconoció que "las condiciones sanitarias no son las adecuadas según indican las normas", además negó que "hubieran roedores en el lugar como lo mencionó De Diego".

Sin embargo, exigió que "estos operativos se realicen en el resto del departamento" porque, según él  "ellos saben donde están ubicados las fincas donde se realizan faenas clandestinas sin intervención de los mataderos".

Para finalizar Zárate argumentó que "no pudimos trasladar el criadero por motivos económicos ya que construir un establecimiento modelo cuesta mucho dinero y hoy no lo tenemos".

Al respecto el Juez De Diego señaló a www.unosanrafael.com.ar que "este criadero no cumplía con las normas sanitarias que se exigen y por ese motivo se ordenó el decomiso de algunos ejemplares y el cierre del lugar".

 

 

Comentarios