Economía
Martes 10 de Enero de 2017

El "efecto Trump" no afectará a las automotrices norteamericanas instaladas en la Argentina

"No creemos que las decisiones a futuro en Estados Unidos puedan afectar de alguna manera a la industria automotriz argentina", aseguró un ejecutivo de una de las empresas

La mayoría de los directivos consultados por Télam en la exposición que se realiza en la ciudad de Detroit, en el norte estadounidense, coincidieron en estimar que "el efecto Trump" no afectará a las automotrices norteamericanas instaladas en la Argentina porque las inversiones radicadas aquí son de largo plazo.

"No creemos que las decisiones a futuro en Estados Unidos puedan afectar de alguna manera a la industria automotriz argentina", enfatizó Carlos Galmarini, director de Comunicaciones de Ford Argentina, en diálogo con Télam durante la Exposición del Automóvil de Detroit, que se realiza esta semana en el país del norte.

"Nosotros no vemos un cambio significativo por la llegada de un nuevo gobierno, pero observamos un mejor ambiente para hacer negocios en Estados Unidos", añadió el ejecutivo.
"Ford es la empresa automotriz que más invierte en los Estados Unidos y que viene dando empleo desde hace décadas", recordó Galmarini.

Directivos de Ford Argentina, General Motors de Argentina y Nissan Latinoamérica coincidieron en diálogo con esta Agencia en la Exposición que las decisiones en materia de inversiones en la industria automotriz que tome el próximo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a parir del 20 de este mes cuando asuma su cargo, no afectarán el normal funcionamiento ni las futuras inversiones en las terminales norteamericanas radicadas en Argentina.

En el primer día para la prensa en el Salón de Detroit, dos mensajes de texto generados en la cuenta personal de twitter de Trump, felicitaban al Grupo FCA (Fiat Chrysler) y a Ford Motor Compañy por las decisiones tomadas en materia de inversiones en territorio norteamericano.

Fiat Chrysler anunció una inversión de u$s 1.000 millones para sus plantas de Michigan y Ohio, con lo que generará 2.000 nuevos empleos.

Ford Motors, en tanto, había anunciado la semana pasada que no continuará sus planes de realizar una inversión de u$s 1.000 millones en México y en cambio canalizará sus necesidades de crecimiento productivo en Michigan.

Ambas decisiones fueron agradecidas públicamente por Trumpo en las redes sociales.
En contraposición, a través de un comunicado, General Motors anunció que no iba a trasladar la producción de vehículos pequeños a Estados Unidos y continuaría su manufactura en su planta en México, en tanto que la alemana BMW comunicó un plan de inversiones de u$s 1.000 millones para una nueva fábrica en México.

"Hay que considerar que Ford se mueve según la dinámica de cada región" reseñó Galmarini.
"En Argentina tenemos procesos de producción iniciados de manera exitosa, como el modelo Cruze en versión sedán y de cinco puertas, que se fabrica en la planta de General Alvear, Santa Fe", remarcaron ejecutivos de General Motors de Argentina, ante la consulta de Télam.

"Lo único que esperamos es que Brasil se levante y comience a demandar unidades de nuestro país para regularizar el Mercosur. Lo que suceda fuera de nuestro mercado no debería afectar de manera directa ninguna operación en el futuro", sintetizó uno de los ejecutivos de General Motors Argentina.
Por el lado de Nissan, José Luis Valls, CEO de Nissan Latinoamérica, dijo a Télam que "al decidir una inversión como la que hicimos en Argentina para producir el modelo NP300 Frontier en la planta de Renault en Santa Isabel, Córdoba, se analizaron varios factores alejados de un contexto internacional".
Valls detalló que "en total, son u$s 600 millones que pondrán en marcha el proceso de fabricación de 70.000 pick ups anuales a partir de 2018. Nos importa lo que suceda en el país de la inversión, lo demás queda en el terreno de las especulaciones", relativizó.

Y si bien las voces de distintas industrias son coincidentes en que no habría alteraciones en los planes de inversión, producción, comercialización interna y exportaciones desde la Argentina, también hubo algunas voces que mostraron cautela.

"La verdad, es que hay que esperar que asuma el presidente Trump y analizar las medidas que tome en su momento", sostuvo Galmarini cuando se le consultó sobre cuáles serían las tendencias que se vislumbran para la industria y el mercado global de la industria automotriz a partir de la próxima presidencia en los Estados Unidos.

Pero en el análisis del corto y mediano plazo, las voces y análisis de los protagonistas del sector se muestran coincidentes en cuanto a que el futuro de la industria automotriz en Estados Unidos no tendrá relación directa con la actividad productiva del sector en la Argentina.

Más allá de las inversiones ya decididas, consolidadas o en marcha, señalaron que "hay que esperar que asuma el nuevo presidente para poder analizar seriamente el tema de las inversiones fuera del territorio norteamericano".

Comentarios