País
Lunes 31 de Agosto de 2015

El ejemplo del día, la semana, el mes y el año: Andrea salió de la pobreza, ya es licenciada y ahora busca el doctorado

A la vida de Andrea Martínez le ha faltado medios económicos. pero sobrado tesón y buenos resultados. Es licenciada en Ciencias Básicas y está haciendo el doctorado en Química. Recibió la distinción Norton Farmache.

Por Julián Vinacour
vinacour.julian@diariouno.net.ar
Andrea Alejandra Martínez estudió en la UNCuyo durante 5 años y la institución la distinguió días atrás con el premio María Elisa Norton Farmache, por sus esfuerzos excepcionales. Su vida ha estado signada por la falta de medios económicos y la abundancia de recursos humanos. 
Con 26 años, Andrea es licenciada en Ciencias Básicas, con orientación en química. Obtuvo y mantuvo durante toda la carrera una Beca de Ingreso y Permanencia Universitaria (BIPU) porque, como describe ella, la situación económica de su familia no era la mejor.
Su madre, Bernardina Martínez, crió sola a nueve hijos en una casa construida en medio del paisaje rural que propone Kilómetro 8, en Rodeo de la Cruz. 
Luego de 18 años, se mudó a lo de sus abuelos, cerca de su madre, pero más cerca de la parada del 760, micro que durante cinco años la llevó hasta la Terminal para abordar algún 50 que la dejara en la universidad. 
En sus días libres seguía pateando y pedaleando las calles de tierra para ir a hacer las compras.
Los avatares
Pero ni la hora y media de micro hasta la facultad ni el tiempo y la energía que le insumían los cuidados de su hermano discapacitado influyeron para que Andrea abortara la carrera.
Estudió, aprobó, desaprobó, se atrasó, puteó –en su mente–, escribió la tesis y se recibió. Ahora cursa un doctorado en Química en la Universidad de San Luis. 
Allí la becaron para que durante otros cuatro años estudie cómo degradar el anaranjado de metilo –un compuesto orgánico que tienen los residuos– para purificar el agua.
Su familia
Inocencio Torres, de 76 años, es el abuelo de Andrea; Constantina Martínez, de 67, la abuela. Juntos le enseñaron a cosechar tomates en alguna de las fincas donde don Inocencio trabajó. 
Pero cuando a Andrea se le ocurrió decir que iba a estudiar una carrera universitaria le prohibieron ayudar con los cultivos. Prefirieron que se abocara a los libros y a las pipetas, como soñó algún día de 9º año, cuando cursó físico-química y descubrió que era lo suyo. 
“A mi padre nunca lo conocí, pero en vez de pensar en lo que me falta prefiero pensar en lo que tengo: mis abuelos y mi madre, que son las tres personas más importantes en mi vida”, confesó. 
Hoy sostiene que hay que valorar lo que se tiene y no lo que falta. Y que es muy importante dejarse ayudar.
Andrea, además “tiene química” con otras cosas. Le gusta mucho la música. Coldplay, por ejemplo, es su banda preferida. 
“Me compré una guitarra para aprender y sacar canciones de ellos. Siempre me gustó y como ahora la beca que tengo es como una especie de sueldo, pude conseguir una”, contó. 
También le gusta leer libros de psicología, como Inteligencia emocional de Daniel Goleman, y ver series televisivas como Sherlock Holmes, “la de la BBC, no la otra, que es un plomo”.
Cuál es el origen de la distinción 
María Elisa Norton Farmache fue una destacada estudiante de medicina que murió de cáncer en 2011. 
En sus días finales, con la enfermedad muy avanzada, se presentó a rendir su última materia en la UNCuyo y la reprobaron por 30 centésimos. 
Sin embargo, lejos de bajar los brazos, tuvo la idea de pedir una mesa extraordinaria a las autoridades de su facultad. Sin embargo, se la negaron y se fue con esa asignatura pendiente. 
A modo de redención, luego de la deshonra de las autoridades pertinentes, la casa de estudios comenzó a distinguir “a aquellas personas que por alguna circunstancia hayan realizado esfuerzos especiales y distintivos”, a través de un premio bautizado María Elena Norton Farmache.
Días atrás, la UNCuyo les entregó la distinción a nueve alumnos, de cinco carreras diferentes, por segundo año consecutivo. 
►EGRESADA DISTINGUIDA. Fue premiada como egresada destacada mediante un diploma otorgado por la Facultad de Ciencias Exactas, durante su acto de colación.
► Abanderada nacional. Tanto en la primaria como en la secundaria fue elegida como abanderada a nivel nacional. 
► Mejor compañera. Así la eligieron en la secundaria y en la facultad sus compañeros de curso. 
► María Elisa Norton Farmache. Esa distinción le fue entregada el 19 de agosto junto a ocho estudiantes más, por su esfuerzo extraordinario. 

Comentarios