Economía
Jueves 22 de Septiembre de 2011

El Estado apostó a la producción de biocombustibles y quiere perdonarle 450 millones de dólares en impuestos

El proyecto de ley elevado al Congreso para que esto ocurra, exime a los fabricantes del sustituto energético del pago de los impuestos a los Combustibles; sobre el gasoil y el GLP; y a las naftas y el GNC.

El Estado nacional alentará la producción de biocombustibles con exenciones impositivas cercanas a los 450 millones de dólares durante 2012, según prevé el proyecto de Presupuesto de la administración pública, elevado por el Poder Ejecutivo al Congreso.

Los productores agropecuarios y las empresas procesadoras de biodiesel y bioetanol se beneficiarán así, de forma directa o indirecta, con los 1.923 millones de pesos que estima el proyecto en concepto de exención de distintos gravámenes.

Esa cifra, correspondiente a 2012, prácticamente duplica (es 97,5% superior) el estímulo concedido en 2010, cuando se puso en marcha el régimen para la producción y uso sustentable de biocombustibles, creado por la ley 26.093, sancionada en 2006 y reglamentada el año siguiente.

La norma exime a los fabricantes del sustituto energético del pago de los impuestos a los Combustibles; sobre el gasoil y el GLP; y a las naftas y el GNC, lo que ya representó el año pasado beneficios por 973 millones de pesos, mientras para 2011 se calculan 1.682 millones.

Medidos en dólares, los estímulos impositivos a la conversión de soja, maíz y otros cultivos en combustibles habrán sumado en dos años unos 660 millones de dólares, de modo que en el trienio 2010-12 rondarán los 1.100 millones.

El régimen de promoción a la actividad establece, además, cupos obligatorios y crecientes (de 5% inicialmente, luego de 7% y ya se anunció que se elevará a 10%) para el corte de naftas y gasoil con biodiesel y bioetanol, respectivamente.

En lo estrictamente fiscal, las exenciones previstas para el año próximo en respaldo a la producción de biocombustibles representarán 16% del total de recursos destinados por el Estado nacional, a distintos regímenes promocionales.

Esa proporción era de 12,3% en 2010, según las cifras incluidas en el proyecto de Presupuesto nacional del año próximo.

La combinación de insumos abundantes y buenos precios (internos y externos) como tendencias de largo plazo, junto con las exenciones fiscales, motivaron un fuerte crecimiento del sector en los últimos años.

Además del procesamiento de soja y maíz, ya se ejecutan inversiones para instalar destilerías de bioetanol derivado de azúcar y sorgo granífero, y se evalúan alternativas con nuevos cultivos como la jartropha (opción que analiza la petrolera YPF).

La Argentina es actualmente el octavo mayor productor de biodiesel, sólo superado por Brasil en la región, de acuerdo con un informe reciente del centro de investigación internacional Global Biofuels Center

En lo que respecta específicamente a la elaboración, se alcanzó un promedio de 209.486 toneladas mensuales en abril-junio, 38% más que en igual período del año pasado, y en junio se alcanzó un récord de 219 mil toneladas.

Gran parte del alza de la producción está asociada a un mayor consumo local, que alcanzó máximos históricos consecutivos superiores a 66 mil toneladas, tanto en mayo como en junio.

A pesar de la mayor demanda local, la mayor parte del biocombustible del país se destina al mercado externo: la Argentina es el mayor exportador mundial y en enero-julio los envíos alcanzaron las 856.660 toneladas, 11% más que en igual período de 2010.

La industria prevé contar en el primer trimestre de 2012 con una capacidad instalada que superará las 3,5 millones de toneladas, un millón más que en igual período del este año.

Para 2015, en tanto, las cámaras del sector proyectan que se alcanzará como mínimo una capacidad instalada de entre 5,5 y 6 millones de toneladas anuales de biocombustibles.

Fuente: Télam
 

Comentarios