San Rafael
Jueves 12 de Febrero de 2015

El estremecedor relato de una mujer abusada que reclama justicia

Fue atacada en la calle por un limpia vidrios que le tocó sus partes íntimas. La persiguió y luego habría entrado a robar a su casa. Fue liberado una semana más tarde.

El 29 de enero Noelia Manfré (29) vivió una tarde de terror cuando un hombre en moto la persiguió, le tocó sus partes íntimas y un rato después entró a su casa a robar.

Es que Noelia, casada con un policía y mamá de un pequeño de 3 años, tenía una cita a 10 cuadras de su casa con la masajista. Como es su costumbre salió a caminar y a las pocas cuadras se encontró con el agresor, a quien conocía desde muy chiquita.

El hombre, que suele (o solía) trabajar de limpiavidrios en la esquina de 9 de Julio y Sarmiento, la esperó y encendió su moto. A toda velocidad, la encaró por detrás y con su mano le tocó la cola e intentó quitarle la cartera.

Asustada, comenzó a correr y a las dos cuadras se encontró con un hombre que estaba haciendo ejercicios y que la auxilió y la acompañó por un par de cuadras. "Estaba aterrada, lo vi venir y no supe qué hacer", dijo Noelia a UNO de San Rafael. Agregó que "al que me atacó lo conozco desde chica cuando era vecina de 9 de Julio y Sarmiento".

Pero la odisea no terminó ahí, recompuesta por el mal trago vivido, Noelia se despidió del corredor y decidió regresar a su casa sin saber lo que le esperaba. Es que unas cuadras después, el agresor volvió a acosarla y a los gritos la amenazó de la peor manera.

Estaba acorralada, recordó, "entonces decidí correr hasta mi casa desde donde llamé a mi esposo, quien llegó en 5 minutos". Juntos se subieron al auto y fueron a buscar al "Moco", apodo con el que se conoce al abusador denunciado.

"Fueron 30 minutos arriba del auto sin poder ubicar a mi agresor", mencionó entre llantos y recordó que "lo peor fue cuando llegamos juntos a nuestra casa y al abrir la puerta nos encontramos con un panorama desolador".

Una puerta lateral violentada y el cuarto matrimonial revuelto fue la postal que terminó de descontrolar a Noelia. Es que, el "visitante" no tuvo pudor y además de llevarse una notebook , perfumes y fotos, se llevó su ropa interior.

"Me sentí ultrajada delante de mi esposo y de mi hijo, que lamentablemente vio la puerta rota y todavía siente miedo como yo", exclamó entre llantos.

Denunciado el hecho, 24 horas más tarde, personal de Inteligencia Criminal detuvo al sospechoso y lo trasladó a la Unidad de Investigaciones, quien lo puso a disposición de la Justicia. Siete días después fue liberado. La causa está en el Primer Juzgado de Instrucción a cargo de Paula Arana.

"Fui 5 veces a declarar y este hombre ahora está en libertad", protestó Noelia. "Tiene antecedentes por robo y según algunos mensajes privados que recibí no sería la primera vez que atacó a una mujer".

"Tengo miedo porque la Justicia no me tuvo en cuenta y liberó a un hombre peligroso para lo sociedad, porque según los peritos tiene problemas mentales". "Si es así -añadió-, ¿por qué no lo encierran en un lugar para enfermos?".

Mientras "el Moco" seguiría trabajando como "limpia vidrios", Noelía vive encerrada y muerta de miedo porque teme otro ataque que le pueda costar la vida. "No entiendo a los jueces que no se ponen en la piel de las víctimas y dejan libres a los más peligrosos".

"Ni siquiera hubo un allanamiento para recuperar lo robado" señaló indignada y mencionó que "un escrito de los abogados defensores fue la excusa para liberar a este hombre, que puede volver a atacar".

Comentarios