País
Lunes 01 de Agosto de 2016

El fin de la feria judicial inaugura con la declaración de la monja Inés y la esposa de Julio López

En la causa que se investiga enriquecimiento ilícito contra el ex secretario de Obras Públicas, el centro de las indagaciones estarán centradas en una de las hermanas del convento de General Rodríguez en donde el funcionario dejó un abultado bolso con dinero.

La ronda de indagatorias comenzará con Celia Inés Aparicio, una de las monjas del convento de General Rodríguez al que López llegó en la madrugada del 14 de junio con el dinero, y concluirá el viernes con la ampliación del ex funcionario kirchnerista.
“La hermana Inés”, Aparicio está citada por el posible delito de encubrimiento. El juez decidió indagarla después de escuchar los testimonios de los seis policías que llegaron hasta el convento en la madrugada en que ingresó López. Los efectivos explicaron que estuvieron más de cuarenta minutos en la puerta esperando que las monjas les abrieran. Además, según las imágenes que se difundieron del momento de la llegada de López, ella fue quien abrió la puerta y ayudó a entrar los bolsos en los que estaban los dólares.
Aparicio estuvo el miércoles pasado en tribunales para reunirse con Perla Martínez de Buck, la defensora oficial que la representará en la causa y hoy declarará y se espera que explique que tipo de relación tenía con el ex secretario de Obras Públicas de la Nación.

Comentarios