Más noticias
Jueves 01 de Septiembre de 2011

El fiscal no descartó que los familiares de la niña hayan ocultado información

Federico Nieva Woodgate llamó a Carola y al papá de la nena, Alfredo Rodríguez (en la foto), para que ampliaran su indagatoria. Es porque negaron saber a qué se refería el llamado extorsivo que recibieron. Minuto a minuto: secuestraron una camioneta de una persona del entorno carcelario del padre Candela, en 15 fotos La clave del caso: el llamado extorsivo cuando Candela aún estaba viva El supuesto ajuste de cuentas La autopsia reveló que no tenía signos de violencia sexual y que murió por asfixia La nena murió entre el lunes y el martes      

El fiscal general de Morón, Federico Nieva Woodgate, no descartó este jueves en la mañana que familiares de Candela Rodríguez ocultaran información a los investigadores, ya que negaron saber a qué se refería el llamado extorsivo que recibieron y lo consideraron una acción "malévola".

"Si tomamos por cierto el contenido de esa llamada y efectivamente le estaban reclamando algo que existe a la familia y la familia dice que no sabe de que se trata, alguien ocultó algo, no hay ninguna duda", expresó el funcionario judicial.

Woodgate dijo que en la causa por la desaparición de Candela se investigaron posibles vínculos de familiares de la niña con secuestradores y piratas del asfalto, aunque las pesquisas "no dieron fruto a tiempo".

"Se buscaron antecedentes y se comenzó a analizar el entorno de un grupo que también se dedicaba a piratería del asfalto con el que podría haber estado vinculado el padre y otro grupo que podría haber tenido que ver con secuestradores que estaría relacionado con otros parientes de la familia", reveló el fiscal a radio Mitre.

Bajo una fuerte custodia del Servicio Penitenciario bonaerense, Alfredo Rodríguez fue retirado de la casa velatoria de la calle Vergara al 3330 de Hurlingham y fue llevado a la fiscalía, para que amplíe su indagatoria.

Candela, de 11 años, estuvo nueve días desaparecida. Este miércoles fue encontrada asesinada en el partido bonaerense de Hurlingham: fue asfixiada, según lo reveló la autposia realizada por peritos forenses.

Gustavo Carbajal, periodista especializado en temas policiales del diario La Nación, explicó que “habían tomado a Candela como moneda de cambio para cobrarse una deuda. Está claro que a Candela la tuvieron secuestrada y oculta por nueve días. Hubo una prueba de vida, que fue el martes de la semana pasada”.

Destacó por Radio La Red que hubo un “llamado extorsivo que habría sido realizado 48 horas antes del hallazgo del cuerpo. Y esto había sido sistemáticamente negado por la familia”.

Para Carbajal, “los fiscales de Morón no están acostumbrados a investigar a un caso de secuestro extorsivo y, los fiscales federales sí están acostumbrados”. Recalcó que la hipótesis del secuestro extorsivo es la más fuerte porque hubo “una nena secuestrada, un llamado extorsivo y una prueba de vida”.

“Esto empezó como averiguación de paradero. Detrás de esto empezaron a aparecer personajes, por los cruces de teléfonos, con frondosos antecedentes policiales. Pero era muy grave cambiar la jurisdicción en medio de la investigación”, opinó el periodista.

“Hay imágenes que están en Facebook que muestran a algunos integrantes de la familia en circunstancias que no condicen con el pasar económico que tiene la familia. Imágenes de yates, a Candela mismo al lado de un auto de altísima gama y que dan que pensar la presunción de que no fue un secuestro común y corriente”, aseguró Carbajal.

“En los secuestros comunes no aparece el cuerpo. Es un ajuste de cuentas que derivó en secuestro extorsivo”, subrayó el periodista.

FUENTES: Télam y A24.com

Comentarios