País
Viernes 22 de Enero de 2016

El fuego avanza en el sur y ya afectó a 1.200 hectáreas

El incendio en el parque nacional Los Alerces ubicado en la provincia de Chubut se inició ayer y se mantiene activo y avanza hacia la zona sur. El intendente del parque señaló además que "si el fuego tiene un comportamiento como el de ayer la superficie afectada se va a ampliar". 

El fuego en el Parque Nacional Los Alerces, ubicado en la Provincia de Chubut, ya afectó alrededor de 1.200 hectáreas desde que se inició ayer y avanza hacia el sur, informaron autoridades del lugar.
"El fuego está en las mismas condiciones que ayer a última hora, cuando hicimos la evaluación, tiene ahora menos intensidad por el efecto de la noche, esto es porque bajan las temperaturas y el rocío genera humedad, pero tiene mucha actividad en diferentes sectores y sigue avanzando hacia la zona sur", señaló Daniel Crosta, intendente del Parque Nacional Los Alerces.
En declaraciones esta mañana a Radio 10, confirmó que "ya existen entre 1000 y 1200 hectáreas afectadas" y afirmó que "si tiene un comportamiento como el de ayer la superficie se va a ampliar".
El intendente señaló, además, que "familias que viven en el campo fueron evacuadas porque el fuego avanzaba sobre diferentes sectores y corrían riesgo las personas y las viviendas".
En referencia al origen, Crosta aseguró que "no me cabe duda que fue intencional, similar a lo que sucedió el año pasado y a otros fuegos que hubo en la región, pero no sabemos ni los motivos ni quiénes fueron".
Al respecto, informó que se formuló la denuncia correspondiente que tramita en los juzgados federales de Esquel.
El incendio se inició ayer por la mañana cerca del arroyo la Cascada, una zona de difícil acceso donde no hay caminos vehiculares y no está permitida la circulación, informó el Ministerio de Ambiente de la Nación en un comunicado.
Los bosques de alerces que se encuentran y dan nombre al Parque Nacional se encuentran fuera de peligro, ya que el fuego está localizado en una zona alejada.
En el combate trabajan más de 70 brigadistas del Servicio Nacional de Manejo del Fuego, que procurarán circunscribir el fuego hacia la parte alta buscando zonas rocosas.
En la zona, el viento sopla del noreste a más de 20 kilómetros por hora y hace que el fuego se desplace en esa dirección al tiempo que es combatido por dos helicópteros que tienen una capacidad de carga de 1.300 litros y dos aviones hidrantes de 3.500 litros.                     

Comentarios