Zona sur
Domingo 29 de Noviembre de 2015

El funcionario que quiere trabajar sin cobrar y sin afiliarse

Las condiciones que impuso Marcos Salcedo para sumarse al equipo de gobierno de Walther Marcolini como director de Cultura.  

 “Antes de aceptar tengo dos condiciones que son inamovibles, la primera es que no me afilio a ningún partido y la segunda es que asumo el cargo pero lo hago ad honorem”. Esa fue la respuesta que salió de boca de Marcos Salcedo cuando el intendente electo de General Alvear, Walther Marcolini, le ofreció que se sumara a su equipo de gobierno como director de Cultura.
El profesor de Bellas Artes (egresado de la UNC) de 66 años siempre estuvo vinculado a su pasión y colaboró con cuanta gestión lo convocó, pero siempre se mantuvo ajeno a la política. Fue creador de la escuela de Bellas Artes de Alvear en 1990 y estuvo como director hasta 1999 cuando pasó a ser una carrera más del IES. En su extensa trayectoria dentro de la cultura alvearense, ésta será la primera vez que incursione en la función pública y sin percibir un salario por su labor.     
“A mí no me interesa el cargo por la plata, no quiero un solo peso, pero sí que me dejen trabajar por la cultura en Alvear”, sostuvo Salcedo a este diario.
El futuro director de Cultura alvearense tuvo dos experiencias de vida que lo marcaron profundamente. La primera y más importante fue el ejemplo que recibió de su padre. Don José era carnicero pero siempre se lo tuvo como un comerciante reconocido en la localidad de Chacras de Coria y ese papel lo llevó a ocupar una banca como concejal por el PD en Luján “y estuvo por muchos años y lo hizo ad honorem”, contó.
El segundo gesto lo recibió de una maestra alvearense que le cedió parte de sus horas cátedras para que no partiera a otra provincia a buscar trabajo. “Los jóvenes de Alvear merecen tener un profesor universitario, me dijo, y me cedió parte de sus horas cátedras, eran 25”, comentó Salcedo.  
Ambos ejemplos fueron suficientes para que el profesor se maneje por la vida. Por eso “no entiendo por qué genera tanto revuelo que no cobre, debería ser tomado como algo normal”, dijo con humildad.
 Marcolini asumirá la intendencia el 10 de diciembre pero Salcedo sabe que no puede esperar hasta ese día para comenzar trabajar, la Vendimia es la primera prueba de fuego que deberá sortear y ya puso en marcha el andamiaje.
"Estamos trabajando en el libreto para la Vendimia, porque los tiempos no son suficientes", finalizó.
Por Gonzalo Villatoro

Comentarios