Domingo 31 de Julio de 2016

El fútbol olímpico y su revancha con Tevez, Mascherano, Riquelme y Messi

Las frustraciones de Amsterdam 1928 y Atlanta 1996 debieron esperar hasta el siglo XXI para alcanzar el oro olímpico que faltaba en la rica historia del fútbol argentino.

Las frustraciones de Amsterdam 1928 y Atlanta 1996 debieron esperar hasta el siglo XXI para alcanzar el oro olímpico que faltaba en la rica historia del fútbol argentino.

Atenas 2004 y Beijing 2008 fueron las gemas que faltaban para completar el collar de éxitos, que llegaron de la mano de futbolistas que no alcanzaron igual suceso en los Mundiales: Javier Mascherano, Carlos Tevez, Juan Román Riquelme y Lionel Messi.

La capital china fue el escenario de la tan necesaria catarsis que necesitaba el fútbol argentino con la conquista de la antes negada medalla dorada. 

Marcelo Bielsa, que en ese entonces también era el técnico del seleccionado mayor, fue el conductor de un plantel rico en figuras, que llegó a lo más alto del podio y cortó una racha de 52 años sin medallas de oro, ya que la última la conquistaron el 23 de julio de 1952 los remeros Tranquilo Capozzo y Eduardo Guerrero cuando ganaron el doble par de remos sin timonel en los Juegos de Helsinki 1952.

Las reglas que excluían al deporte profesional comenzaron a cambiar en los Juegos de Los Ángeles 1984, donde se permitió la participación de futbolistas profesionales, prosiguieron en Barcelona 1992, cuando se estableció que sólo podrían participar jugadores de hasta 23 años y finalmente en Atlanta 1996 se aceptó la inclusión de hasta tres jugadores mayores de 23 años.

En Beijing, Argentina amalgamó un grupo de jóvenes destacados como Tevez, Mascherano, Javier Saviola y Andrés D'Alessandro, con tres mayores de experiencia internacional como Roberto Ayala, Gabriel Heinze y Cristian González. 

El plantel lo completaron Germán Lux, Wilfredo Caballero, Fabricio Coloccini, Gabriel Heinze, Clemente Rodríguez, Leandro Fernández, Luis Oscar González, Nicolás Medina, César Delgado, Mauro Rosales, Mariano González y Luciano Figueroa.

El itinerario al oro comenzó con el grupo clasificatorio C, en los que Argentina superó Túnez, Serbia y Montenegro y Australia.

El 11 de agosto fue victoria 6-0 sobre Serbia y Montenegro con goles de Tevez (2), Delgado -el mejor jugador del partido-, Kily González, Heinze y Rosales. Tres día después le ganaron 2-0 a Túnez, asegurando el pase a la siguiente ronda. Un cabezazo de Tevez y otro de Saviola sellaron el partido. Finalmente, el 17 de agosto, Argentina le ganó a Australia 1-0 con gol de D'Alessandro.

En cuartos de final, el 21 de agosto, Argentina goleó 4-0 a Costa Rica, con un tanto de Delgado y tres de Tevez, y en semifinales, el 24 de agosto, la "víctima" fue la Italia de y el marcador 3-0 con goles de Tevez, Luis González y Mariano González.

Así llegó la final, el 28 de agosto, con Paraguay, partido jugado en el Estadio Olímpico de Atenas. El desarrollo fue bastante complicado y los albicelestes se quedaron con la medalla de oro ganando 1-0 con gol de Tevez, que además se consagró goleador del torneo. 

Argentina cerró el torneo con seis victoria en igual cantidad de partidos, con 17 goles a favor y ninguno en contra, y con Tevez máximo goleador con 8 tantos en seis partidos (promedio 1,33). Además, por ser el equipo de mejor conducta del torneo recibió el premio Fair Play. 

Cuatro años después, en Beijing, Argentina revalidaría el título, esta vez de la mano de Sergio Batista, y Mascherano repitió el oro olímpico en un equipo con dos figuras excluyentes: Riquelme y Messi.

El plantel estuvo integrado además por Lautaro Acosta, Sergio Agüero, Éver Banega, Diego Buonanotte, Ángel Di María, Federico Fazio, Fernando Gago, Ezequiel Garay, Ezequiel Lavezzi, Luciano Fabián Monzón, Nicolás Pareja, Sergio Romero, José Sosa, Oscar Ustari y Pablo Zabaleta. 

Argentina ganó su grupo de eliminación venciendo a Costa de Marfil 2-1 (goles de Messi y Acosta), a Australia 1-0 (gol de Lavezzi) y a Serbia 2-0 (goles de Lavezzi -de tiro penal- y Buonanotte).

En cuartos de final le ganó a Holanda en tiempo suplementario con gol de Di María, tras empatar 1-1 en los 90 minutos (tanto de Messi). Y en semifinal vapuleó 3-0 al Brasil de Ronaldinho, Alexandre Pato, Diego y Marcelo, con dos tantos de Agüero y uno de Riquelme, de tiro penal.

La final, el 23 de agosto, fue con Nigeria y Argentina se cobró revancha de la caída en Atlanta 1996. El único gol lo marcó Di María a los 13 minutos del segundo tiempo, tras una asistencia de Messi.

El equipo de Batista terminó invicto, con 11 goles a favor y dos en contra, y estableció el récord olímpico de 12 partidos sin derrotas en Juegos Olímpicos. 

Y Mascherano, junto al polista Juan Nelson, se convirtió en los únicos argentinos en ganar dos medallas de oro.

Comentarios