Política
Viernes 15 de Enero de 2016

El gobierno de Cornejo sacará a 83 allegados a Pérez nombrados en 2015

Fue una promesa de campaña y podría darse un primer paso lleno de simbolismo político: bochar el pase a planta permanente del Estado de 83 personas, que se asegura que lo lograron por ser allegados al ex gobernador Francisco Pérez. Se trata de militantes, amigos, parientes de ministros, asesores de áreas inventadas o sobrevaloradas y funcionarios de carrera ascendidos sin motivo, que compartieron el gobierno anterior y fueron premiados con estos nombramientos.
El decreto que daría de baja estas designaciones ha sido celosamente guardado por estos días, con detalles de nombres, funciones, fecha de ingreso, etcétera.
Pero además, se espera que la resolución sea explicada en una conferencia de prensa. Es que nadie del gobierno de Alfredo Cornejo ni de su entorno cuenta nada, porque buscan garantizar que el decreto sea impenetrable desde el punto de vista legal, para inmunizar a la medida de cualquier embate jurídico que termine por descalificar esta decisión política del gobernador.
Además, la puesta en espera del decreto se debe a que el Ejecutivo quiere encontrar el momento oportuno para darle a la medida la máxima visibilidad mediática, aunque esto sea negado tajantemente.
Claro está que estos primeros 83 no serán los únicos, ya que se habla de un grupo de 300 a 400 personas que ingresaron al Estado en el último tramo del gobierno de Pérez de forma irregular. En particular, en Salud e Infraestructura.
Los caminos para concretar los ingresos fueron variopintos, pero uno de los más utilizados fue designar al funcionario en cuestión en una categoría fuera de escala, con una clase 75, por ejemplo, y darle por decreto un cargo de planta.
En ese mismo decreto se le daba licencia en el cargo para que pudiera cumplir su función jerárquica. En muchas ocasiones, la designación también fue acompañada con el pago de ítems como "mayor dedicación".
Terminada la gestión Pérez, estos empleados debieron volver a sus puestos de trabajo, pero no todos lo hicieron utilizando el recurso de las adscripciones, por lo cual quedaron acomodados en oficinas alejadas de la Casa de Gobierno o en lugares más agradables, como la Legislatura u organismos descentralizados, para pasar el chubasco del nuevo gobierno radical.
Sin embargo, a partir del decreto 2.701, este camino también les fue vedado, porque Cornejo decidió que todos volvieran a sus puestos de origen.
El Gobierno encontró otro tipo de vicios en los pases a planta, ya que hay casos de designaciones luego del 30 de junio, fecha límite según la Ley de Responsabilidad Fiscal. Otros tantos no cuentan con la documentación necesaria para que se autorice el ingreso y, de hecho, algunos expedientes no fueron hallados. Un grupo importante de decretos no tiene crédito presupuestario, y en algunos casos directamente no fueron publicados en el Boletín Oficial.
 

Comentarios