Economía
Martes 03 de Febrero de 2015

El Gobierno bajó el precio del GNC pero aún no se sabe si llegará al público

La crisis internacional del petróleo y la caída de su precio acaba de hacerles un guiño a los usuarios locales de gas natural comprimido (GNC), una comunidad que en la Argentina supera los 1,5 millones de automóviles.

La crisis internacional del petróleo y la caída de su precio acaba de hacerles un guiño a los usuarios locales de gas natural comprimido (GNC), una comunidad que en la Argentina supera los 1,5 millones de automóviles.

Sin anuncios ni estridencias, a diferencia de lo que ocurrió con las naftas a fines del año pasado, el Gobierno dispuso el fin de semana una rebaja de 2,6% en el precio del gas que las petroleras les venden a las estaciones de servicio.

Según un diario porteño, la decisión fue oficializada a través de la página web de la Secretaría de Energía, que conduce Mariana Matranga. La última actualización marca que desde el domingo el precio mayorista del GNC es de 0,7423 pesos por metro cúbico, en comparación con los $0,7612 que costaba el mes pasado.

La realidad en los surtidores es completamente distinta. Como apuntó Enrique Fridman, presidente de la Cámara de Expendedores de GNC, el precio de ese insumo "es libre".

En otras palabras, los dueños de las bocas de expendio pueden o no trasladar a sus pizarras la rebaja de sus costos. Es por ese motivo que hay tanta dispersión de precios: en la ciudad de Buenos Aires puede costar hasta $2,69, mientras que en las provincias el mismo insumo llega a 6 pesos.

La baja del precio del gas se debe a la caída de los valores del crudo. Para trasladar esa situación a los surtidores argentinos, el Gobierno, las empresas, las provincias y los gremios acordaron en diciembre del año pasado reducir en 7 dólares el precio del petróleo local, una merma que todavía lo ubica por encima de las referencias internacionales.

Aunque históricamente los valores del petróleo local estuvieron por debajo del Brent y del WTI, las referencias internacionales, no siguieron su caída en los últimos meses y llegaron a costar 55% más.

Además, el ministro de Economía, Axel Kicillof, uno de los impulsores del descuento en los combustibles, dispuso una baja de los impuestos que pesan sobre las naftas y el gasoil. Por todo eso, ambos bajaron 5% a partir del primer día del año. El litro de nafta súper de YPF, dueña de 55% del mercado, pasó de 11,91 a 11,31 pesos, mientras que Infinia, su nafta premium, bajó de $ 13,41 a $ 12,74 pesos.

Hoy, los valores de los combustibles muestran un incremento de 27% respecto de enero del año pasado, por lo que se moderó el aumento de 2014, que en diciembre había alcanzado un 33 por ciento.

Fuente: Iprofesional

Comentarios