Corrupción
Jueves 13 de Octubre de 2016

El Gobierno oficializó el regreso de Gómez Centurión al frente de la Aduana

Lo habían suspendido provisoriamente tras una denuncia de corrupción. La medida fue dispuesta por AFIP

El Gobierno oficializó hoy la reposición de Juan José Gómez Centurión en su cargo de titular de la Dirección Nacional de Aduanas, luego de separarlo provisoriamente tras una denuncia anónima en su contra por presunta corrupción dentro del organismo.

La medida, adelantada ayer por fuentes oficiales, fue dispuesta mediante la disposición 359/2016 de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), firmada por su titular Alberto Abad.

Gómez Centurión se encontraba suspendido en el cargo desde el 19 de agosto pasado, por orden del presidente Mauricio Macri.

La decisión presidencial, recuerda la disposición publicada hoy en el Boletín Oficial, había sido resuelta "hasta tanto se dilucidasen los hechos que resultaran objeto de investigación en la causa judicial que se iniciara oportunamente por denuncia recibida por el Ministerio de Seguridad y que tramita por ante el Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal N° 4".

Justamente, días atrás el titular de ese juzgado, el magistrado Ariel Lijo, se declaró incompetente para investigar la denuncia contra Gómez Centurión porque "el resultado de las medidas dispuestas no han permitido un avance sobre su eventual responsabilidad en las maniobras denunciadas" y "las medidas probatorias dispuestas no han logrado vincular" al nuevamente máximo responsable de la Aduana "a algún hecho delictivo de competencia federal".

Por eso hoy, al reponerlo en sus funciones, la gobierno nacional argumentó en los considerandos de la disposición que, "incluyendo los trámites y tiempos judiciales", hay "mérito suficiente para permitirle al nombrado el ejercicio del cargo como director general de Aduanas".

También en la resolución de hoy se dieron "por finalizadas" las funciones como director general a cargo de la Aduana de quien reemplazó hasta hoy a Gómez Centurión, Javier Zabaljauregui.

Comentarios