Primicias
Viernes 14 de Octubre de 2011

El hacker de Scarlett pidió disculpas

Christopher Charley puede ser condenado a 121 años de prisión si la Justicia lo encuentra culpable de 26 casos de piratería informativa a más de 50 figuras de Hollywood. Entre ellas, se encuentran la actriz de Perdidos en Tokio, Mila Kunis y Christina Aguilera.

Todo comenzó como un juego para el hacker estadounidense Christopher Chaney quien entró sin permiso y por pura diversión a los archivos privados de más de cincuenta estrellas de Hollywood, entre ellas Scarlett Johansson. Hoy, arrepentido, el hombre de 35 años se disculpó por su adicción al espionaje.

El pasado jueves Chaney habló por primera vez de su travesura cibernética -extraer información desde el celular de la protagonista de Perdidos en Tokio y de otras celebridades del espectáculo- y aseguró que todo ocurrió "por pura curiosidad" y para "ver el detrás de bastidores de lo que hace la gente que uno ve en la gran pantalla".

"Me disculpo profundamente", rogó el experto en informática que permanece detenido desde el miércoles en una cárcel de Florida. Chaney comparecerá ante la corte de Jacksonville este viernes y luego se espera que sea transferido para un eventual juicio en Los Ángeles.

"Sé que lo que hice es probablemente la peor invasión a la privacidad que alguien pudiera hacer. No estoy tratando de evadirme de lo que hice. Fue un error. Y tengo que enfrentar eso y seguir adelante", dijo visiblemente asustado ante la Justicia.

Chaney enfrenta hasta 121 años de prisión de ser sentenciado por 26 cargos, incluyendo el acceso y el daño de computadoras, las escuchas telefónicas y la suplantación de identidad ya que el acusado usó tres nombres para llevar a cabo los ataques. De acuerdo con News Action, de la cadena Fox News, el joven tiene previsto declararse culpable de todos los cargos en su contra.

"Aunque el caso contra Chaney implica a celebridades que fueron atacadas por su fama, este caso nos recuerda que todos somos víctimas potenciales de piratas informáticos", afirmó el fiscal estadounidense Andre Birotte Jr. en un comunicado.

"Yo empecé en esto por curiosidad y se convirtió en algo meramente adictivo", dijo Chaney antes de aclarar que nunca vendió las fotos o material que recibía cada vez que las estrellas del espectáculo -más de 50 según el FBI- recibían un email.

El hacker sostuvo que desconoce cómo alguien encontró su correo electrónico sabiendo que se estaba dedicando a husmear la correspondencia ajena. "Alguien me contactó buscando fotos. No sé siquiera quién era. No le di a nadie fotos. Nunca quise vender o divulgar ninguna imagen", reiteró.

El canal local de Florida también entrevistó a los padres de este hombre, a quien no dudaron en defender: "Es un buen chico, solo cometió un gran error"."Tenía demasiado tiempo libre. Es demasiado inteligente para su propio bien", apuntaron los padres. (A 24)

Comentarios