Policiales
Jueves 02 de Abril de 2015

El jefe de la Policía aseguró que hubo amenazas entre los policías que participaron del video

Juan Carlos Caleri sostuvo que los uniformados no pueden subir imágenes de la fuerza a las redes sociales. Además explicó que hubo amenazas y denuncias entre ellos por lo cual debieron destinarlos a distintas dependencias.

segade.soledad@diariouno.net.ar
Luego de hacerse viral un video donde un grupo de policías uniformados cantan y bailan dentro de un móvil, el cual generó todo tipo de repercusiones, el jefe de la Policía, Juan Carlos Caleri, sostuvo que se trató de una falta administrativa que provocó amenazas y denuncias entre quienes participaron del video, por lo que debieron separarlos.
Se trata de al menos cuatro efectivos de la Unidad Especial de Patrullaje de Guaymallén, quienes se filmaron dentro de un móvil mientras entonaban una inocente canción.
El problema surgió cuando alguien subió ese video al sitio de Youtube y llegó a manos de los jefes del Ministerio de Seguridad. Uno de los que comentó la publicación fue Alejandro Gil, subsecretario de Relaciones con la Comunidad, quien descalificó por completo el accionar de los policías y los citó por ese mismo medio a la Dirección General.
Según sostuvo este jueves Juan Carlos Caleri, a raíz de esta situación, se abrió una investigación administrativa a disposición de la Inspección General de Seguridad.
Como consecuencia provocó que los mismos policías que salen en el video, se pelearan y se amenazaron, y uno de ellos habría hecho la denuncia en la Oficina Fiscal Nº 9, por lo que de una simple falta pasó a tratarse de un delito que debe investigar la Justicia.
“Por trabajar bajo el mismo techo se determinó realizar el traslado de los mismos a otras dependencias y separados por el conflicto ocurrido. Esto fue unos días antes que tomara difusión publica”, explicó Caleri y agregó que publicar el video “es una falta al régimen policial, a la ley 6.722, pero esto tomó una determinada gravedad por haber existido amenazas por parte de algunos de esos policías”.
Claramente, el jefe policial sostuvo: “No se puede subir contenido a las redes sociales del uniforme, movilidad o de las dependencias. Es una falta administrativa”, y aclaró que si bien “no es una gravedad que sea necesario separarlos de la fuerza, sí cambiarlos de destino porque se están denunciado entre ellos que trabajan en una misma dependencia, por lo que hay que tratar que no se ocasionen más problemas”.
Pero en el mismo contexto, un Comisario, una Subcomisario y un Principal también fueron trasladados a otras dependencias policiales. “No fue por esta situación sino a raíz de distintas necesidades internas del Ministerio de Seguridad se hizo el cambio de destino. Fueron cerca de 10 jefes que fueron trasladados a distintos lugares”.
Resaltó: “Son cosas operativas, internos y propias de quien debe comandar una fuerza policial con 9.400 efectivos con distintos rangos y jerarquías. Siempre es necesario producir cambios, y siempre se producen cambios en la Policía”.

Comentarios