Política
Domingo 13 de Noviembre de 2011

El juez Ercolini resucitó la causa que investiga supuestas coimas en el comercio bilateral con Venezuela

El magistrado ampliará su pedido de información a Estados Unidos sobre cuentas bancarias de la intermediaria Palmat en busca de dádivas derivadas de los negocios entre Argentina y el país de Chávez

 Fuentes judiciales informaron que el juez federal Julián Ercolini ya redactó un nuevo exhorto que en breve será remitido a Estados Unidos vía Cancillería, luego que Washington requiriera precisiones sobre el pedido del juez. Semanas atrás y en respuesta a un exhorto enviado por el juez, el Departamento de Estado norteamericano se negó a dar curso a un pedido de información sobre el detalle de movimiento de fondos de una cuenta de la empresa Palmat, la que ofició de intermediaria en los negocios entre Argentina y Venezuela y a partir de lo cual percibía una comisión del 15 por ciento.

Palmat es una empresa con sede en Miami y la sospecha de los investigadores es que de haber existido algún soborno el dinero iba disimulado en esas comisiones que pagaron los empresarios argentinos, y cuyos fondos fueron depositados en el Regions Bank de Florida. Pero Estados Unidos le pidió al juez precisar el rango de fechas en que le interesa saber sobre el movimiento de los fondos, puesto que la cuenta está abierta desde 2003.

Las fuentes consultadas por NA aseguraron que, respecto a la cuenta del Regions Bank, Ercolini fijó un rango de fechas pero además amplió su pedido. Según indicaron las fuentes, el magistrado ahora también pidió conocer detalles sobre los ingresos y egresos de otra cuenta de Palmat con sede en Estados Unidos, el Security Bank, y en la que también se depositaron parte de las comisiones que se pagaron por sus servicios de intermediaria en el marco del fideicomiso.

Ahora, resta que se realice la traducción del nuevo exhorto que enviará el juez. En Estados Unidos fueron al menos dos las oportunidades en que pusieron un freno a la solicitud del juez: la primera fue cuando consideraron que la misma no estaba bien fundamentada.

"Desafortunadamente no estamos en condiciones de ejecutar la solicitud porque la información proporcionada en el requerimiento no incluye una descripción del supuesto delito cometido por Palmat Internacional", señalaba la respuesta dada por Washington. Mientras tanto, el juez Ercolini y el fiscal Germán Pollicita siguen tomando declaraciones testimoniales de empresarios argentinos que participaron de negocios con Venezuela, en su mayoría del sector agropecuario.

De una gran cantidad de declaraciones que tomó el juez, ninguno confirmó que se hayan pagado coimas, tal cual son las sospechas que surgieron luego de que el ex embajador en Venezuela Eduardo Sadous denunciara que el Ministerio de Planificación Federal le exigían sobornos a los empresarios argentinos que tenían intenciones de vender sus productos a Venezuela. Sadous declaró en más de una oportunidad e insistió en que a los empresarios se les pedían coimas, pero su versión fue contradicha por su entonces segundo, el ex agregado comercial Alberto Álvarez Tufillo, y también por varios empresarios que negaron haberlas pagado.

Por sus dichos Sadous fue querellado por el ex titular del Órgano de Control de Concesiones Viales (OCCOVI) Claudio Uberti por "falso testimonio", lo que motivó el inicio de otra causa y en la que el ex embajador fue indagado por el juez Rodolfo Canicoba Corral. Ahora, resta que Sadous afronte un careo que dispuso el juez con Álvarez Tufillo y con el empresario Eduardo Cavanagh, quien estuvo a punto de venderle 1.000 vaquillonas a Venezuela, un negocio que se frustró porque -según él mismo explicó- los venezolanos desistieron de la operación.

La causa en poder del juez Ercolini se inició por una presentación de la Coalición Cívica por supuesta asociación ilícita, en la que acusaron a varios funcionarios del Gobierno, y en el capítulo sobre "fideicomiso a Venezuela".

Fuente: Noticas Argentinas

Comentarios