Política
Sábado 10 de Septiembre de 2011

El juez Oyarbide dijo que Bonafini "está sospechada" de desviar fondos públicos

El magistrado aseguró que la investigación "va camino a convertirse en una megacausa". Y dijo que el ex apoderado de la Fundación de las Madres, Sergio Schoklender, protagonizó escenas de violencia en su despacho.

El juez federal Norberto Oyarbide ratificó hoy que la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, "está sospechada" en la investigación por el desvió de fondos públicos en el programa de viviendas "Sueños Compartidos" y estimó que esa pesquisa se convertirá en una "megacausa".

Oyarbide precisó además que al llevar a cabo esta semana una presentación espontánea ante la Justicia, el ex apoderado de Madres Sergio Schoklender ractuó de forma "violenta" y aseguró que la causa es "difícil de desentrañar pero no imposible".

"Sí (actuó de forma violenta), pasó este señor (Schoklender), estaba muy molesto pero tiene que entender que él está imputado y yo soy el juez, éstas son las reglas", aseguró Oyarbide en declaraciones a una radio porteña.

En ese contexto, le pidió tranquilidad a quienes piden novedades sobre el caso, dijo que está "corriendo con los tiempos y los mejores técnicos para desentrañar la verdad" y subrayó que tiene "embargados e inhibidos" a todos los involucrados por lo que "no pueden salir del país, no pueden hacer absolutamente nada, están en una especie de corral".

El juez federal anticipó también que esta investigación se va a convertir "en una megacausa como la de medicamentos o como la Triple A" y remarcó que "Bonafini no fue aceptada como querellante", ya que "la señora está sospechada en toda esta cuestión".

"Hay un poder que Madres entregó a un profesional y ese señor es el querellante, en representación de Madres", explicó el juez y agregó que esta causa "preocupa a toda la Argentina", pero aclaró que "es un tema muy complejo que ya tiene 70 cuerpos de 200 folios (páginas) cada uno".

"Están trabajando todos los equipos, el BCRA haciendo el análisis de todas las cuentas y movimientos de cheques, también la Auditoría General de la Nación", dijo, en respuesta a las críticas del arco opositor.

El juez federal afirmó también que "la gente de pronto tiene una ansiedad muy importante que hay que respetar y atender, pero cuando hay 70 empresas montadas para realizar determinado tipo de trabajo, como lo que ocurrió, hay que desentrañar y convocar a las autoridades más importantes del país para que trabajen".

"Estamos en un promedio de 12 horas diarias para poder escrudiñar lo que sucedió. Es una maniobra que ya la gente en su momento tendrá la oportunidad de enterarse", indicó.

Oyarbide agregó, además, que no puede "convocar a declarar" si no tiene "el hecho correctamente afianzado o descubierto", aunque se mostró esperanzado en la resolución del caso: "Es difícil de desentrañar, pero no imposible", destacó.

Con una presentación judicial y una entrevista difundida en las últimas horas, Sergio Schoklender había acusado a la Asociación Madres de Plaza de Mayo de financiar gastos de campaña del kirchnerismo y a Bonafini de tener cuentas en el exterior, al tiempo que cuestionó públicamente el accionar del juez, al calificarlo de "muñequito" del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

Mientras avanza la investigación en la Justicia, en el Congreso la titular de la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, Graciela Camaño, confirmó este sábado la voluntad de citar a Schoklender para que ofrezca explicaciones sobre el funcionamiento del programa de viviendas sociales y precise sus denuncias sobre el aporte de fondos de campaña.

"Se trata de que el Parlamento tome el rol que le corresponde y dejemos de mirar para otro lado porque los jueces son demasiados lerdos", subrayó Camaño en declaraciones radiales.


FUENTE: Noticias Argentinas
 

Comentarios