Política
Lunes 24 de Octubre de 2011

El justicialismo perdió un senador y quedó cabeza a cabeza con la UCR en ambas cámaras legislativas

En la Cámara Alta el oficialismo se quedó con 16 bancas. Los demócratas se posicionaron como tercera fuerza y los partidos chicos no lograron representación legislativa. En el Congreso el kirchnerismo reconquistó bancas claves

Por Sara González

El influjo del huracán Cristina no tendrá reflejo directo en la Legislatura provincial. Pese a que a nivel nacional el Frente para la Victoria logró imponer sus candidatos a cargos ejecutivos, en la Legislatura mendocina no podrá replicarse la misma fortaleza. El dato tras los comicios es que el PJ perdió un senador.

Ambas cámaras terminarán más o menos equilibradas en el número de bancas conseguidas. Y como generalmente ha ocurrido hasta ahora, la tercera fuerza que moverá la aguja hacia un lado u otro será el PD, ahora fortalecido como el frente Compromiso Federal aunando bajo ese ala a los peronistas federales como Daniel Cassia y a los referentes del PRO.
 
En estas elecciones el PJ puso mayor número de bancas en juego que la UCR y por lo tanto pese que resultó ganador, el número de escaños conseguidos no se condice con los resultados de la elección.
 
Para entender esta situación hay que remontarse a las elecciones del 2007, cuando Celso Jaque resultó electo gobernador. En esa instancia el PJ consiguió meter un buen número de legisladores gracias a la  significativa ventaja que sacaron los intendentes justicialistas en los distritos con mayor peso electoral. Ahora, pasados cuatro años esos legisladores dejan sus lugares y por eso en esta oportunidad arriesgan un número de bancas importantes en comparación con la UCR y el PD.
 
Entre el Senado y Diputados el PJ renovaba 24 bancas –más de la mitad de las que tenía–, de las cuales hasta anoche al cierre de esta edición, y con un porcentaje de entre el 60% y el 90% de las mesas escrutadas, había conseguido 23. El número de bancas a renovar engloba no sólo al bloque del Frente para la Victoria sino también a los integrantes del Eje Peronista, y en el caso de Diputados a bloques unipersonales como el de Luis Orbelli (ver infograma).
 
Por su lado el radicalismo, con menos riesgos, ponía en juego 13 lugares (7 en Diputados y 6 en el Senado) entre ambas cámaras y hasta anoche llevaba conseguida la misma cantidad de bancas. En esta cuenta se consideran no sólo las de la UCR sino también las del bloque Unidad Popular, alineado con los radicales.
 
La tercera fuerza, el frente Compromiso Federal, integrado por el partido de Rodríguez Saá, el PD y el Peronismo Federal, arriesgaba 6 bancas entre ambas cámaras y conseguía hasta anoche 3 bancas más. En este caso ahora hay que incluir al peronista Daniel Cassia, quien hasta ahora era parte del bloque de justicialistas disidentes. Esta es una banca que pierde el PJ y gana el nuevo frente.
 
No hay lugar para los más chicos
Fuera de los tres partidos con mayor peso electoral (el PJ, la UCR y el PD), los otros cuatro que presentaron listas: Unión Popular, que llevaba a Daniel Gaido como candidato a gobernador; el Frente Amplio Progresista, que encabezaba Oscar Santarelli; el Frente de Izquierda, de Nicolás del Caño, y Carlos Ordóñez, de Nueva Izquierda, no consiguieron representación en la Casa de las Leyes.
 
Un caso aparte es el del Partido Federal, que llevaba a Ricardo Puga como candidato a diputado. Puga apoyó la fórmula Iglesias- Jaliff pero no consiguió los votos para acceder a una banca.
 
Quiénes entraron
 
El 30% de los 86 legisladores locales buscaba la reelección en los comicios de ayer. Entre los que consiguieron quedarse están Jorge Tanús y Carlos Bianchinelli ambos por el 2º Distrito y Fabián Miranda por el 1º.

También apuntaba a ser reelegida Silvia Cardozo, que va en el tercer lugar por el 3er. Distrito. En el Senado sólo Irma Muñoz buscaba la reelección con chances seguras de conseguirla, porque iba en el primer lugar de la lista por el 2º Distrito.
 
Entre los radicales, algunos de los que buscaban la reelección son Roberto Infante, candidato del 3º Distrito, y Daniel Ortiz, que va en primer término por el Tercer Distrito 
 

Así quedan las bancas en la Legislatura de Mendoza:

 

 
 
info-legislatura
 
 
El kirchnerismo manejará el Congreso
 
El kirchnerismo controlará, a partir de diciembre, el Congreso nacional. Por un lado obtuvo la mayoría en el Senado, tras imponerse en cinco de las ocho provincias que eligieron representantes para la Cámara Alta, a
lo que se le sumó la reelección de Carlos Menem como aliado. Así, el Frente para la Victoria ganó las dos bancas por la mayoría en la provincia de Buenos Aires, que serán ocupadas por Aníbal Fernández y María Laura Leguizamón, con el 55 por ciento de los votos.
 
La pulseada por el segundo lugar se resolvía a favor de José Pepe Scioli, con el 15 por ciento de Unión para el Desarrollo Social (Udeso), que truncó el intento de reelección de la senadora Hilda Chiche Duhalde y las ambiciones de Jaime Linares, del Frente Amplio Progresista.
 
La incógnita en torno a la provincia de Misiones –el kirchnerista Juan Manuel Irrazábal le había ganado la banca de minoría por apenas mil votos a la radical María Losada– concluyó a favor del Frente para la Victoria,
que logró ampliar la ventaja y quedarse con el 18 por ciento de los votos sobre el 13 de la UCR.
 
En tanto, con 54 por ciento de los sufragios las dos bancas por la mayoría en esa provincia fueron para Sandra Giménez y Salvador Arrechea, del Frente Renovador de la Concordia, que en la Cámara Alta integra el bloque
oficialista.

Siempre Menem

La provincia de Formosa le aportó al oficialismo un escaño, La Rioja dos lugares, uno de ellos el del ex presidente Carlos Menem. Mientras, San Juan colocó dos bancas para el PJ y Jujuy la misma cantidad, al igual que Santa Cruz, que conservó sus dos lugares.San Luis, por su parte, tendrá los mismos legisladores: dos por el partido de los Rodríguez Saá y una banca oficialista.

La Cámara Baja también quedó conformada a favor de Cristina Fernández de Kirchner. El Frente para la Victoria sumó ayer 17 aliados a sus 118 legisladores en la Cámara Baja, con lo cual superaba por 6 bancas el quórum propio, al que llegaba con 129 parlamentarios. La Unión Cívica Radical (UCR), en tanto, mantenía su rol de principal fuerza opositora, con 42 integrantes y la proporción de cargos en esta cámara; el Frente Amplio Progresista (FAP) quedaría con 17 legisladores de sus actuales 22.
 
La fuerza que más perdió
 
Mientras, la Coalición Cívica sería la fuerza que más cantidad de bancas pierde, ya que de sus actuales 18 diputados se quedaría con sólo 7 integrantes.
 
De esta manera, el Frente para la Victoria obtendría un total de 82 bancas, que se sumarían a las 36 que tienen mandato hasta 2013, con lo que elevaría su bancada propia actual de 87 a 118 y podría sumar al menos 17
aliados de diferentes fuerzas pertenecientes, en su mayoría, a partidos provinciales.
 
Qué hará el Peronismo Federal

La gran incógnita es, por el momento, qué sucederá con el Peronismo Federal. Esta fuerza política contaría con 27 legisladores (sumaría 7): 10 responden a los Rodríguez Saá y 5 son encabezados por Francisco de  Narváez, mientras Felipe Solá, ahora más cercano al oficialismo, podría armar una bancada de al menos 3 diputados.
 
Proyecto Sur quedará con tres bancas, el PRO pierde una banca (de 11 a 10). Por último, Nuevo Encuentro conserva sus cinco bancas.
 
Producción periodística: Paola Alé
 

 

Comentarios