San Rafael
Domingo 10 de Julio de 2016

El médico prófugo es investigado además por supresión de identidad

Después de ser sentenciado a 3 años y 8 meses de prisión por aborto y lesiones gravísimas a una mujer, Jacinto Carballo también tiene abierta la causa en la Justicia Federal que podría sumarle más años de cárcel.

El médico Jacinto Carballo, actualmente buscado por la Policía para que cumpla una condena (con sentencia firme) de 3 años y 8 meses de prisión por aborto y lesiones gravísimas a una mujer, también tiene abierta una causa en la Justicia Federal local que, de llegar a juicio, podría sumarle más años de cárcel.
La causa, iniciada tiempo después del hecho por una denuncia de otro médico, fue caratulada “supresión y alteración de la identidad de una menor de 10 años, agravada por su condición de profesional de la salud” y “falsedad ideológica de instrumento destinado a acreditar la identidad de una persona”.
Por esto estuvo a punto de ser juzgado en setiembre del año pasado en la Justicia provincial, en el mismo juicio que se le llevó adelante en la Primera Cámara del Crimen por el intento de homicidio con un medicamento a su amigo y abogado Zuliman Bittar, de lo que finalmente fue absuelto.
Pero como esos dos delitos corresponden al fuero federal, los abogados defensores de Carballo pidieron al tribunal que remitiera el expediente al Juzgado Federal de San Rafael, por lo que fue derivado.
En este ámbito judicial ya avanza la causa, que está bajo secreto de sumario. Hace algo más de un mes se ordenaron allanamientos en el consultorio de Monte Comán y en el departamento de Carballo en el edificio López Martín, donde también se secuestró material de interés para el caso.
Una vez que se concluyan medidas en trámite, se podrá avanzar en la citación de Carballo para ser indagado, aunque para ello tiene que ser encontrado. Tras esto, y si es procesado, quedará el camino abierto para un eventual juicio en el ámbito federal.
El grave hecho
La grave acusación a Carballo se originó como un desprendimiento de la investigación original por abortos clandestinos.
Todo comenzó cuando una mujer de Malargüe llegó al consultorio del médico para hacerse un aborto, pero como llevaba ocho meses de embarazo el profesional habría inducido el parto con drogas para ese fin.
Según el fiscal que elevó la causa a juicio en la Justicia provincial, Carballo al día siguiente entregó la beba a una concubina, que nombraremos con las iniciales V.E.P. para no identificar a la niña en cuestión.
Esta mujer reconoció ante el juez, cuando se intentó practicarle un análisis de ADN, que la nena no era su hija biológica, aseguró que no hubo dinero de por medio en la entrega de la bebé y también declaró que, según le dijo el médico, la madre biológica quería abortar por no contar con los medios para la crianza de la beba por nacer.
Además, manifestó que el médico suscribió el “certificado de nacido vivo” con fecha de 5 de febrero de 2004 para que ella la pudiera asentar como hija propia, cuya copia certificada se incorporó al expediente.
José Luis Salas
unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios