Deportes
Miércoles 23 de Marzo de 2016

El Mellizo se calentó con sus jugadores y les exigió más esfuerzo

El entrenador de Boca Juniors se enojó en una práctica pidiéndole más velocidad y creatividad a sus dirigidos. 

"No quiero que tiren más centros de mierda que terminan en las manos de los arqueros. Lo tienen prohibido", fue una de las frases que se le oyó decir al técnico de Boca en la práctica del plantel en el predio de Casa Amarilla.

Conocido es el carácter de pocas pulgas que tiene Guillerm y así lo demostro ante sus dirigidos cuando las cosas no salían: dispuso un trabajo de ataque contra defensa en el que cuatro futbolistas buscaban construir y definir y tres debían impedirlo. Les pidió una buena circulación de pelota y velocidad. Sin embargo, lo pedido no se dio. Entonces, agarró la pelota y para que el mensaje fuera claro, espetó: "Cuando uno habla de velocidad no significa hacer cualquier pelotudez".

 

Boca no está realizando su mejor campaña. La salida del Vasco Arruabarrena fue el detonante y la llegada del Mellizo pareció ser la solución al problema. Tres empates en línea (River, Bolívar por la Libertadorees y Racing) pusieron algunos paños fríos a la situación. Sin embargo, apareció Lanús -la peor espina para Guille- quien desnudó a un equipo inconexo, superado por la presión y extremadamente endeble.

En la práctica, Barros Schelotto dejó otros mensajes claros y contundentes, como por ejemplo el que tuvo como destino a los cretaivos del equipo: "Hace 45 minutos que estamos haciendo esto y metimos un gol solo".

Y al que le mandó un mensaje con aviso de retorno fue al polemico y controvertido Daniel Osvaldo: "Necesito más velocidad de vos". Con el Guille no se embroma.

Comentarios