Política
Domingo 01 de Enero de 2012

El mendocino del año: “Quiero transformar Mendoza, la cultura, el deporte, el Estado”

Para ser gobernador, Francisco Pérez hilvanó tres victorias al hilo: en la interna del oficialismo, en la interna del PJ y en la elección general. Siente que tiene un imperativo histórico: trascender. Saber ocupar su lugar Perfil “Admiro a Cristina por su inteligencia y su entrega”

Por Andrés Gabrielli

La elección de Francisco Pérez como el mendocino destacado de 2011 fue una de las más sencillas de los últimos años. Estaba cantada.

Pérez, desde que asomó, al principio tímidamente, como posible candidato a gobernador, fue hilvanando una serie imparable de conquistas.

Desde el Ministerio de Infraestructura de Jaque logró imponerse en la intrincada interna del oficialismo como aspirante a la primera magistratura, dejando en el camino nada menos que al delfín del gobernador, Alejandro Cazabán.

También superó en esa laboriosa escalada a varios colegas suyos del gabinete, algunos caudillos municipales y legisladores nacionales con aspiraciones.

Luego ratificó su candidatura derrotando con autoridad y holgura a su contrincante en la elección del PJ, Eduardo Sancho.

La consagración vino en octubre cuando en los comicios generales obtuvo la gobernación ante un rival muy duro, tenaz y experimentado como el radical Roberto Iglesias.

Desde entonces su actividad ha sido incesante. Se convirtió en el “huracán Paco” hasta hoy. ¿Presagio para 2012?
–Este diario lo ha elegido Mendocino del Año. ¿Qué tal? ¿Va a llorar también por la distinción?
–Esta vez no.

–Debería. Es un gran momento para usted: gobernador, mendocino del año, mimado por la Presidenta, el poder aún en un puño...

–Es una oportunidad histórica para trascender y lograr, con trabajo y convicción, la sinergia necesaria para resolver los grandes temas de Mendoza.

–Hablando de oportunidades históricas, ¿cree en los horóscopos, gobernador? ¿Los consulta, los lee?
–No creo. Sí me interesa saber sobre astronomía.

–Aun así, ¿de qué signo es?
–Soy Tauro.

–¿Cuáles son sus particularidades, si se puede saber?
–Apasionado, afectuoso, sensible, familiero, inquieto, exigente y comprometido. Agregaría que soy una persona noble.

–¿Se puede ser noble en política, las 24 horas? ¿O en algún momento lo pasan a uno por encima?
–Estoy convencido de que se puede ser noble en la política como en cualquier actividad. Está en cada persona cumplir con ese cometido.

–Dígame el nombre de un mendocino que usted admire profundamente.

–Muchos. En el arte, Julio Le Parc y Carlos Alonso; la visión transformadora de Emilio Civit y el espíritu grande de un mendocino por adopción como fue el general José de San Martín.

–Me llama la atención el reconocimiento suyo al ingeniero César Cipolletti. ¿Puede ser como un símbolo de su gobierno?
–Es un símbolo del hacedor que debemos imitar.

–Tienda una mirada panorámica hacia la Mendoza actual. ¿Cuál es el sector más exitoso, el más vanguardista, el que más potencia la marca provincial?
–La innovación tecnológica.

–Pues bien, elija dentro de ese sector al Mendocino del Año.

–Daniel Caselles.

–Antes de usted, Mario Contreras fue el Mendocino del Año. Hoy, un año después, ¿cree que honró dicha distinción?
–Depende el parámetro que se utilice para esa distinción. En el caso de Mario, es un dirigente deportivo que trabaja mucho por el deporte y por Mendoza.
–¿Le molesta llevar a cuestas el Paco Pérez, un nombre tan común, tan Juan de los Palotes?
–Al contrario, me colma de orgullo, al igual que mi padre y mi abuelo.

–Usted, creo, quiere quedar en la historia... ¿Se puede quedar en la historia con ese nombre, si me permite la broma?
–A la historia grande se ingresa por los hechos que se protagonice y no por el narcisismo de los nombres.
–¿Cuál es la medida de su ambición? ¿Me lo podría explicar con una metáfora?
–Poder explicar a mis hijos mis actos de gobierno.
–Recuérdeme: ¿quién es el mejor gobernador de la historia de Mendoza para usted?
–Muchos trabajaron para hacer grande esta provincia, me resulta difícil calificar de mejor a uno solo. Sí creo que el peor fue (Bonifacio) Cejuela.

–¿Eso de los mejores le brinda un parámetro de proyección, para empardarlos o, mejor aún, superarlos?
–Trabajaré desde la superación a todas las gestiones que me antecedieron y evitando caer en los mismos errores que se hayan cometido.

–Hablando de gobernadores, ¿Gioja, de San Juan, es un vendehumo como pretende Ciurca?
–José Luis fue y es un buen gobernador, mejor persona y un dirigente político con mucha experiencia.

–¿Cuál es el secreto del éxito de los Rodríguez Sáa?
–Respecto de San Luis, la permanencia en el poder durante 28 años no es el ejemplo a seguir.

–Sería bueno, en todo caso, tener las rutas de los puntanos, sus cuentas provinciales en azul, su exitosa política de viviendas, etcétera.

–Me sigo quedando con Mendoza, con su gente, su Fiesta de la Vendimia, sus presas hidroeléctricas, sus universidades, sus docentes, sus escuelas, sus industrias, su producción, sus hacedores culturales, sus deportistas, sus montañas, su sistema de riego, su dirigencia social, gremial, empresarial y política.

–¿Por qué hemos tenido la sensación de que San Juan nos ha venido haciendo pito catalán todos estos años?
–Tengo bastante en qué ocuparme con Mendoza. Sí promuevo las relaciones humanas y políticas con todos aquellos que compartan el proyecto nacional y popular que conduce hoy nuestra presidenta CFK.

–Su mejor amigo dentro del Gobierno de la Nación pareciera ser Diego Bossio, de la ANSES. ¿Cómo se forjó esa relación?
–En el 2007, compartiendo militancia y trabajo.

–Mendoza viene siendo postergada históricamente: en promociones industriales, coparticipación, distribución arbitraria de recursos, “regalitos” presidenciales, etcétera. ¿Cómo se revierte esto?
–Con trabajo, consensos y política.

–¡Qué jugada la suya haber ido al Pozo de Godoy Cruz! ¿Fue audacia pura, una chirinada, demagogia o simple inconsciencia?
–Hace tiempo que visito el lugar y me duele.

–En cualquier caso fue un gesto muy valorado hacia la gente y hacia la oposición, en la figura del intendente Cornejo. ¿Va a profundizar este tipo de gestos?
–Sin lugar a dudas es uno de los grandes desafíos profundizar la inclusión.

–Su lema es “La fuerza que transforma”. Dígame dos transformaciones esenciales que va a hacer sí o sí en Mendoza.

–Quiero transformar la cultura, el deporte, el Estado y profundizar la industrialización en la provincia. Es mi aspiración.

–¿Lo jura?
–Me comprometo. El juramento lo hice al asumir y fue por Dios, la Patria y los Santos Evangelios.

–Para muchos Mendoza es una máquina de impedir. La padecieron sus antecesores. ¿Cómo se supera esto?
–Con empeño, con voluntad, yendo para adelante, trabajando, trabajando, trabajando, sin aflojar.

–¿Por qué aceptó a Carlos Ciurca como vicegobernador? ¿Cuáles son sus merecimientos para el cargo?
–Su trayectoria, militancia, compromiso y hombría de bien.

–¿Lo ve, a esta altura, como un buen compañero de ruta, un complemento? ¿O lo siente como una amenaza latente, un problema a futuro?
–Es un excelente compañero y trabajamos en equipo, espalda con espalda.

–Le digo esto porque muchos cuadros importantes del PJ creen que Ciurca puede llegar a ser una molestia para usted, dado su alto perfil.

–Del dicho al hecho hay un largo trecho y la única verdad es la realidad. Cada uno de nosotros tiene bien claro su rol y ambos se complementan detrás de un único objetivo: Mendoza.

–Se lo pregunto de otra manera: del '83 a la fecha, el vice con mayor juego propio fue José Genoud. Y terminó siendo un fastidio para Felipe Llaver.

–Mi rol es gobernar la provincia y no abrir juicios de valor sobre mis antecesores.

–¿Cómo calificaría a Racconto como vice: un traidor, un irresponsable, un loquito, un ingenuo, un lírico, un inimputable?
–Creo que Cristian hizo una lectura equivocada en algún momento.

–En definitiva, ¿considera que va a poder controlar la impulsividad de su vice? Hay, ya, una evidente cinchada “lasherina” entre Miranda y Ciurca, por el crecimiento de éste. ¿En qué termina esto?
–Está haciendo un análisis equivocado sobre Carlos. Además, Carlos y Rubén vienen compartiendo juntos más de 25 años de militancia en Las Heras.

–¿Qué opina de Alejandro Abraham?
–Un amigo, buen músico y mejor intendente (de Guaymallén).

–¿Cuánto juego le va a dar a Abraham, como jefe comunal y como presidente del PJ?
–De interacción permanente, al igual que al resto de los intendentes.

–¿Piensa dejar alguna “marca Paco Pérez” en la Vendimia?
–Vamos a intentar agregar valor a la Vendimia con belleza, estética, servicios, toques de distinción, mucha participación popular y rescatando los símbolos. Todo sin perder su historia y tradición.

–Una opinión personal: el centro cultural que mandó erigir Jaque en Guaymallén ha sido un gasto inútil, difícil de justificar. ¿Usted qué dice?
–Debemos trabajar mucho con todos los hacedores culturales de la provincia y popularizar el arte. Es un nuevo concepto.

–Lo mismo para el monumento al Bicentenario, dada la estrechez presupuestaria de la Provincia.

–Soy optimista y miro siempre hacia adelante, planteando la superación permanente.

–Una apuesta audaz la suya la de poner al frente del Independencia a Julieta Martínez, de 20 años. Se la jugó.

–Creo que cuando la juventud se pone en marcha hace que el cambio sea inevitable.

–¿Twitter o Facebook?
–Ambos.

–¿Por qué?
–Porque facilitan la interacción entre personas.

–¿Usted maneja su cuenta de Twitter o apela, a veces, a un ghost writer?
–A veces lo hago personalmente y otras, mi equipo de comunicación.

–¿Qué valor les concede a las redes sociales?
–Son relevantes a fin de promover un gobierno abierto.

–“El aumento de la conectividad, debido a la tecnología, está cambiando el mundo”, dicen los analistas. ¿Cómo va a aprovechar esta tendencia en Mendoza?
–Modernizando el Estado, haciendo de fácil acceso cualquier trámite a los mendocinos y aplicando la tecnología al sistema educativo.

–Un santo para su advocación: san Perón, santa Evita, san Néstor o Santo Patrono Santiago. Uno solo, ¿eh?
–San Francisco de Asís.

–¿Qué le regaló Papá Noel?
–Una camisa y un perfume.

–¿A qué hora reza, si es que reza?
–Cuando estoy solo y tranquilo.

–Usted es un tipo calentón. ¿Cómo canaliza su ira?
–Soy apasionado y con mucha energía. Cuento hasta diez.

–¿Por qué llora tanto el peronismo mendocino que alcanzó la madurez con Jaque? ¿Es porque son muy sensibles, muy agradecidos o muy blanditos?
–Prefiero ser de los que Alejandro Dolina califica de “los hombres sensibles de flores”.

–¿Sigue pensando que los planetas están alineados a favor de Mendoza, gobernador? ¿No era que el mundo se acababa en 2012?
–El mundo tiene final abierto.

–Elija la bebida para su brindis de año nuevo.

–Un Malbec.

–Alce la copa. Brinde con los mendocinos.

–Que Dios ilumine mi camino y que junto con los mendocinos construyamos la Mendoza que nos merecemos.
 

Comentarios