Más noticias
Lunes 19 de Septiembre de 2011

El ministro Cerroni hizo de cura en una película y confesó: “Cumplí el sueño de mi madre”

El titular de Hacienda se puso en el papel de un sacerdote casamentero. Según el director del film, "actuó muy bien, no fue necesario repetir las escenas".

“He cumplido el sueño de mi madre, que siempre quiso que fuera cura”. La confesión pertenece al ministro de Hacienda, Adrián Cerroni, quien contó como fue su experiencia como monaguillo en su infancia allá en San Martín tras participar de la filmación de Surcos de esperanza, el largometraje de su amigo Eduardo Arranz.

El título -provisorio- es el tercer largometraje del director de cine tupungatino, y en el mismo el funcionario interpretó a un cura que casaba al principal protagonista de dicho film. “La verdad que actuó muy bien, no fue necesario tanta repetición de escenas”, contó el director.

"Esta película es un homenaje a todos los agricultores que hicieron grande a nuestra provincia a través de la transformación el desierto original en el gran oasis productivo que hoy es Mendoza y esto lo hicieron a partir del esfuerzo y el trabajo. Este film busca rescatar la cultura del trabajo y esta es una de las características básicas que hacen a la esencia de los mendocinos", señalaron sus productores a este portal.

Este reconocimiento a la mendocinidad está presente en las anteriores películas de Arranz: la primera, Fue en Tupungato nuestro cercano Oeste es un western gauchesco que cuenta la historia de un duelo entre dos gauchos célebres de aquel departamento y que se estrenó por Supercanal.

Del mismo tono es otra película del mismo director: Árbol nuestro que estás en los suelos, que narra los esfuerzos de un padre y sus hijos para oponerse a los predadores del medioambiente.

 

 

Comentarios