San Rafael
Viernes 05 de Agosto de 2016

El motociclista tomó agua de un arroyo, pasó la noche en el campo y con un "truco" de un puestero logró señal en el celular

Ezequiel Pérez, que era buscado por la Policía tras no saberse nada de él, decidió bajarse de la moto tras entrar a unos cañadones complejos. Mediante un cable conectado a una antena en lo alto de un árbol, montado por el puestero, lograron usar el celular. Exclusivo de UNO San Rafael.

Ezequiel Pérez, el motociclista de 36 años que era buscado por la Policía ya que no se tenían noticias de él desde el jueves, apareció con vida tras pasar la noche en la Cuesta de los Terneros. 
Es que el piloto oriundo de San Rafael y que vive en Buenos Aires inició solo, el jueves al mediodía, la travesía por unos senderos hasta que empezó a caer la tarde y al regresar, cansado, tuvo un par de inconvenientes y golpes que lo decidieron a dejar la moto y pasar la noche en el lugar. 
En diálogo exclusivo con UNO de San Rafael, Ezequiel dijo que "opté por bajarme de la moto para evitar un accidente". Sin comida y con agua que tomó de un arroyo, Ezequiel pasó la noche en el medio del campo y a primera hora decidió continuar viaje hasta que llegó al puesto El Algarrobo. 
Allí vino su verdadera ayuda. La de un puestero que para lograr conectarse con la civilización tiene montado un "sistema" casero pero efectivo arriba de un árbol para lograr señal de teléfono. Así, con la ayuda del puestero que tenía su celular conectado a una especie de antena montada sobre un árbol consiguió la señal necesaria para avisarle a uno de sus amigos, que luego lo informaron a la Policía. 
Ezequiel, de muy buen humor, dijo que "nunca sospeché que esto iba a movilizar a toda la Policía y agradezco a los pilotos del helicóptero y del avión del Aeroclub que salieron a buscarme". 
Fue una experiencia inolvidable la que vivió este joven ingeniero que tuvo la inteligencia necesaria para bajarse de la moto a tiempo y esperar que pasara la noche para reiniciar la travesía..
"Conozco la zona pero me metí en una huella de la que no podía volver y por eso me golpee un poco, aunque estoy bien de salud". 
A todo esto se montó un importante operativo que incluyó el viaje del nuevo helicóptero que incorporó la policía de Mendoza. Según los pilotos, fue el primer rescate del que participó la flamante unidad. 
También colaboró el Aeroclub de San Rafael  con un avioneta que recorrió la zona hasta que divisó al joven en el puesto El Alagarrobo. Junto a estas unidades trabajó la Policía con motos y caballos que recorrieron la zona. 
Ezequiel bajó del helicóptero, fue recibido por otro de sus amigos e inmediatamente fue trasladado a la Comisaría 32 donde lo aguardaban sus padres. 

Comentarios