Economía
Martes 27 de Septiembre de 2011

El Nación recomendó a los bancos extremar las medidas de seguridad para los clientes que realicen transferencias

Las entidades podrían pedir a partir de ahora dos claves de autenticación: una para ingresar al sistema y otra para confirmar la transacción. Además fueron autorizadas a rechazar o diferir operaciones que vean "sospechosas".

Los bancos podrían extremar desde estos días las medidas de seguridad e identificación que hasta hoy aplicaban sobre los clientes que realizaban transferencias inmediatas, a través de cajeros automáticos, sucursales o homebaking, con el fin de reducir los riesgos de un "fraude informático".

Las disposiciones fueron recomendadas ayer por el Banco Central, en una circular que emitió con el objetivo de que las entidades empiecen a identificar mejor a los usuarios de los sistemas electrónicos bancarios. Y que las autorizó, a partir de ahora, a rechazar o "diferir" las transferencias inmediatas, bajo su propia responsabilidad, cada vez que consideren que se trata de una operación inusual, o que detecten en ella alguna inconsistencia.

"La nueva comunicación ejemplifica algunas de las prevenciones o medidas. No las ordena, sino que sugiere las precauciones que pueden tomar las entidades en términos de recopilar o clasificar los datos de las cuentas emisoras de las transferencias, para detectar con mayor facilidad cualquier movimiento que crean inusual", explicaron en el Central.

Entre la extensa lista de sugerencias, el organismo incluye el uso de dos factores para autentificar al cliente: la primera de ellas, cuando éste ingresa al sistema; y la segunda, cuando debe confirmar la transacción. El organismo propone que esta medida, que ya es aplicada por algunas entidades con el uso de la tarjeta de coordenadas o el dispositivo token, empiece a ser aplicada ahora también por los operadores que se encargan de ingresar y de aprobar la transferencia.

En el comunicado, el Central también autorizó a las entidades financieras a "diferir" o "revertir" las transferencias inmediatas que ya hayan sido realizadas, bajo su propia responsabilidad, cada vez que vean una operación sospechosa. Para aquellas operaciones ordenadas antes de las 13, el rechazo o el diferimento deberá hacerse antes de las 18 del mismo día. Y para aquellas que se realicen después del mediodía, el plazo para anularlas será hasta las 13 del día siguiente.

"Con esto quieren hacer mayor hincapié en el público en general con la idea de que los bancos son más seguros. La normativa no cambia nada, pero sí lo sugiere", comentó un banquero.

El organismo oficial resolvió establecer esta serie de recomendaciones y normas, mediante la comunicación "A 5230", en el marco de la política "Conozca a su cliente" dirigida a las entidades. Entre otras cosas a observar, el organismo enumera las cuentas de destino que no hayan sido previamente asociadas por quien origina la transferencia; o aquellas que no registren una antigüedad mayor a los 180 días desde su apertura; o que no hayan registrado la realización de depósitos o extracciones en los 180 días anteriores a la fecha en que fue ordenada.

Fuente: Ignacio Olivera Doll - El Cronista

Comentarios