País
Martes 04 de Agosto de 2015

El niño que desde julio tiene tres apellidos

Furio tiene 6 años y es hijo de la escritora Marta Dillon y la cineasta Albertina Carri. 
El derrotero para que esta pareja pudiera alcanzar la maternidad involucró a un querido amigo, Alejandro Ros, reconocido autor del arte de tapa de artistas y bandas de rock como Gustavo Cerati, Luis Alberto Spinetta, Fito Páez, entre otros. 
Decididas a ser mamás, Marta y Albertina no querían recurrir a un donante anónimo de esperma, sino a alguien a quien las uniera un genuino afecto y por eso, le plantearon a Alejandro ser el papá. Y lo fue.
En julio, el pequeño obtuvo la partida de nacimiento que lleva los apellidos de sus mamás (que por la ley 26.618, conocida como de Matrimonio Igualitario, permitió el matrimonio entre personas del mismo sexo y a partir de ello, la posibilidad de sea reconocida la relación filial de éstos con un niño/a) y el de su papá.
Los tres tenían cierto apuro en que este trámite se concretara lo antes posible, en realidad tenían un plazo fijado como límite. Debían que concretarlo antes de que comenzara a correr el nuevo Código Civil y Comercial (que entró en vigencia el sábado pasado), que establece explícitamente: “Nadie puede tener más de dos vínculos filiales”. 
El caso de Furio se convirtió en el segundo caso de triple relación filial del país y de América Latina. 

Comentarios