Más noticias
Domingo 25 de Septiembre de 2011

El Papa pidió que la Iglesia se despoje de su riqueza terrenal y del poder político

La Iglesia será creíble “si las parroquias, las comunidades y los movimientos se respaldan y enriquecen mutuamente, si los bautizados y los confirmados, junto a los obispos, mantienen en alto la llama de una fe inalterada y dejan que ella ilumine los conocimientos y capacidades", agregó el Papa desde Alemania.

El Papa Benedicto XVI dijo este domingo que la Iglesia necesita una "fuerte renovación", que tiene que "despojarse" de su riqueza terrenal y de su poder político y abrirse a las preocupaciones del mundo.
Asimismo, aseguró que las épocas de secularización han contribuido a su purificación y a su reforma interior.

En un fuerte y duro discurso pronunciado ante grupos de católicos alemanes con los que se reunió en Friburgo (suroeste) el papa Ratzinger afirmó que desde hace decenios se asiste a un descenso de la práctica religiosa y se constata que una parte de los bautizados abandonan la Iglesia.

Ante esa situación, el Pontífice se preguntó si la Iglesia, "que somos todos los bautizados, no sólo la jerarquía, el papa y los obispos", debe cambiar y la respuesta que dio fue: "sí, es necesario un cambio".
En el cuarto y último día de visita a su país natal, el Papa se dirigió a unas 100.000 personas, según los organizadores, llegadas desde las vecinas Suiza y Francia.

Benedicto XVI llamó a los católicos alemanes a superar sus divergencias internas y a permanecer unidos en la Iglesia en momentos en que "acecha el peligro" y una "crisis de la fe".

La Iglesia será creíble “si las parroquias, las comunidades y los movimientos se respaldan y enriquecen mutuamente, si los bautizados y los confirmados, junto a los obispos, mantienen en alto la llama de una fe inalterada y dejan que ella ilumine los conocimientos y capacidades", agregó el Papa.

La víspera, el sumo pontífice advirtió que si la Iglesia no atrae a más gente en su seno es porque está demasiado confortablemente instalada, "tibia" y sin inspiración espiritual.

A lo largo de su visita, que lo condujo de Berlín a Erfurt, en la ex Alemania Oriental, y luego a Friburgo, bastión del catolicismo, el Papa invitó reiteradamente a la Iglesia a dar muestras de fervor y convicción en este país secularizado.

"Los agnósticos que no encuentran paz por la cuestión de Dios; las personas que sufren a causa de nuestros pecados y tienen deseo de un corazón puro, están más cercanos al Reino de Dios que los fieles rutinarios", dijo este domingo.

Fuente: AFP y El Mundo
 

Comentarios