Mundo
Sábado 12 de Diciembre de 2015

El primer acuerdo mundial sobre cambio climático se encamina a su aprobación

El primer acuerdo mundial sobre cambio climático, que une a países ricos y en desarrollo para luchar contra este fenómeno, se encaminaba este sábado hacia su aprobación por 195 países, en un ambiente cargado de emoción en la conferencia de París (COP21).
Un grupo de una veintena de países, entre ellos India, China, Arabia Saudí, Venezuela y Cuba, considerado el más duro a la hora de negociar este histórico acuerdo, dio su beneplácito, explicó su portavoz en exclusiva a la AFP. "Estamos satisfechos con este acuerdo. Pensamos que es equilibrado", dijo a la AFP Gurdial Singh Nijar, el portavoz del grupo de países en desarrollo denominado Pensamiento Afin.
La asamblea plenaria de los ministros, que debe aprobar el texto por consenso, tuvo que posponer su cita, en medio de intensas reuniones internas de los distintos grupos. "Estoy convencido de que hemos alcanzado un acuerdo ambicioso", había declarado a media mañana el canciller francés, Laurent Fabius, al presentar el documento ante los 195 países.
El presidente de la COP21 llegó a emocionarse al evocar a todos los defensores de la causa del medio ambiente, "que hubieran querido estar aquí en esta circunstancia probablemente histórica". Entre aplausos y algunas lágrimas, los ministros saludaron el esfuerzo colectivo y luego se separaron para examinar el texto, negociado arduamente durante casi dos semanas, y que debe ser aprobado por consenso. "Debería ser aprobado, pero ya veremos", declaró el secretario de Estado norteamericano John Kerry a la prensa. "Pueden pasar cositas, pero pensamos que está amarrado", agregó.
Hace seis años en Copenhague la comunidad internacional fracasó a la hora de pasar un acuerdo de ese calado, el primero que une a grandes potencias emisoras de gases de efecto invernadero, como Estados Unidos y China, y pequeñas islas del Pacífico amenazadas por la subida del nivel de los océanos. El proyecto propone limitar el aumento de la temperatura del planeta "bien por debajo de los 2 ºC" y "proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento a 1,5º". Eso satisface en principio tanto a los países emergentes, que no quieren comprometer su desarrollo económico, como a los países más vulnerables a los desastres meteorológicos, que exigen un drástico cambio de rumbo energético.
Las organizaciones ecologistas consideraron un avance este acuerdo en la lucha contra el cambio climático, pero no un éxito rotundo. "La rueda del clima gira lentamente, pero en París ha girado. Este acuerdo deja a la industria de los combustibles fósiles del lado equivocado de la historia", dijo el director de Greenpeace Kumi Naidoo.

Comentarios