Zona sur
Jueves 06 de Agosto de 2015

El problema con las inspecciones de cauce sacó a relucir la deuda del Gobierno con Irrigación

La propuesta de salvataje financiero a las inspecciones de cauce puso al descubierto la deuda que mantiene la Provincia por las compensaciones por la emergencia.

La renuncia de la conducción de la inspección de cauce del canal Christophersen en Bowen por problemas financieros movilizó a los regantes, que reclamaron un accionar directo del Departamento General de Irrigación para que salga en apoyo de esa y las demás inspecciones de la cuenca que andan en la cuerda floja y como efecto colateral quedó al descubierto otro inconveniente: hace tres temporadas que el Ejecutivo mendocino no realiza el aporte de las compensaciones por la emergencia.
La situación fue puesta de manifiesto por el subdelegado de Aguas del río Atuel, Fabián Bujaldón, y Alejandro Gutiérrez, consejero por la cuenca del Atuel, durante un encuentro que tuvieron en la mañana del miércoles con un grupo de regantes.
Cuando los productores sufren accidentes climáticos y se los declara en emergencia o desastre, uno de los beneficios inmediatos que otorga la ley 4304 es el diferimiento o exención en el pago del canon de riego (hasta la próxima temporada), pero para evitar el desfinanciamiento del Departamento General de Irrigación, los fondos que no aportan los regantes son compensados con dinero provenientes de las arcas provinciales.
De acuerdo a los funcionarios de DGI, desde la temporada 2011-2012 que el Gobierno no transfiere los recursos por la emergencia.
“El factor fundamental es la compensación de deuda que el Gobierno de la provincia tiene que hacer a Irrigación y que es la mecánica de oxigenación que podemos contar para las inspecciones de cauce”, afirmó Fabián Bujaldón.
De acuerdo al Subdelegado, esa deuda que mantiene el Estado mendocino “es una parte importante de dinero porque eso va a las arcas de las inspecciones y de Irrigación para obras, servicios o la faena diaria que las inspecciones realizan durante periodo de corta de agua”.
Salvataje
Una de las iniciativas que tuvo aceptación en los productores para asistir a las inspecciones que tienen problemas financieros la presentó Alejandro Gutiérrez, consejero del Río Atuel. La intención es que Irrigación adelante los fondos adeudados por la emergencia con recursos extraídos de su presupuesto al tiempo que efectúa las gestiones con la provincia para lograr el reintegro.
El salvataje financiero sería solamente para la Asociación de Cauce de Bowen (que está integrada por cinco inspecciones de cauce, entre ellas la del canal Christophersen), “que es la más comprometida financieramente”, aclaró Alejandro Gutiérrez.
La deuda asciende a unos 500.000 pesos, según aclaró el consejero de la cuenca del Atuel.

Comentarios