San Rafael
Domingo 27 de Diciembre de 2015

El proyecto del Paso Las Leñas está terminado

La consultora que hizo el trabajo entregó planos, estudio ambiental y otras documentaciones. Avance. Esto deja todo listo para que en 2016 se defina cómo y cuándo se licita la construcción de la megaobra.

El Paso Las Leñas es mucho más complejo de hacer que El Pehuenche, pero comparativamente ha avanzado mucho más rápido, según lo hecho hasta el momento. Es que después de dos años de trabajo se terminó el proyecto ejecutivo de la ruta del lado argentino, la 220, y paralelamente hizo lo propio la contraparte chilena, que se encargó del estudio de su camino y del túnel.
Esto significa que la siguiente etapa es la de conseguir los fondos para encarar esta megaobra para el desarrollo del Sur mendocino, pero también para la provincia y el país, que podrá contar con un cruce cordillerano abierto todo el año para las exportaciones propias que van al Sudeste asiático, una zona con la que cada vez se comercia más, y las de Brasil y Paraguay.
El estudio del lado argentino fue realizado por el consorcio de consultoras Cornero-Venezia e Inge a pedido de Vialidad de Mendoza y ya entregó todas las carpetas, que comprenden el pliego general de condiciones y especificaciones (para poder hacer el llamado a licitación), el estudio ambiental y todos los planos detallados de la construcción de la ruta 220, desde El Sosneado hasta lo que será la boca del túnel, por todo el valle de la cuenca alta del río Atuel, en plena cordillera.
Una copia de este trabajo le fue entregada a la Cámara de Comercio de San Rafael, unas de las principales impulsoras de la iniciativa binacional.
Ya hay números definitivos: la ruta tendrá 76 kilómetros, contará con tres puentes para cruzar el río Atuel a la altura del Arroyo Malo, en el hotel abandonado y frente a la boca del túnel; tendrá un ancho de 7,30 metros, banquinas de dos metros cada una y se podrá alcanzar velocidades máximas de entre 90 y 120 kilómetros por hora, debido a su leve pendiente y su diseño que evita curvas pronunciadas.
Se prevé expropiar un ancho total de 100 metros para que, paralelo al camino, se pueda construir los desagües, defensas aluvionales y enterrar los servicios como cableados y cañerías, pero fundamentalmente dejar espacio para poder duplicar la ruta (convertirla en doble vía) si en el futuro el crecimiento del tránsito así lo demanda.
El largo del túnel será de 11,5 kilómetros, de los cuales 2,7 km estarán del lado chileno y el resto en Argentina. Tendrá una pendiente de apenas 1,66%, debido a que su ingreso desde Chile será a 2040 metros sobre el nivel del mar y en Argentina a 2260 msnm, una altura en la que nieva muy poco y permite mantenerlo abierto todo el año.
En el estudio los técnicos recomendaron hacer dos túneles paralelos por cuestiones de seguridad, uno para la ida y otro para la vuelta, conectados cada tanto para hacer evacuaciones en caso de accidentes viales o incendios.
José Luis Salas
unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios