San Rafael
Lunes 07 de Diciembre de 2015

El "Rey de La Salada" evalúa la compra de una bodega en San Rafael

Jorge Castillo vendrá a San Rafael para evaluar la compra del establecimiento. Ya elabora vinos con uvas que se cosechan en el predio de "La Saladita" de Santa Rosa.

  Jorge Castillo, el administrador del complejo Punta Mogotes, la feria más grande de La Salada, evalúa comprar una bodega en San Rafael. “Gente conocida de Buenos Aires me ha ofrecido una bodega de San Rafael y cuando viaje a Mendoza voy a ir a verla y estudiar de qué se trata el negocio”, confirmó en comunicación con UNO San Rafael.
No sabe exactamente en qué zona del departamento se encuentra el establecimiento ni el nombre, pero dijo que se trata de “una bodega chica propiedad de una familia. No tengo más datos, cuando vaya al lugar voy a ver lo que hay, lo que piden y cómo lo piden”.
El “Rey de La Salada”, como lo apodan los medios porteños, comentó que “seguro que voy a estar por ahí antes de las fiestas”, ya que tiene previsto viajar a Mendoza para armar una cooperativa textil en La Paz y visitar “La Saladita” que funciona en Santa Rosa, cuyo nombre oficial es “Megapolo La Salada de Cuyo”.
Para Castillo el Sur mendocino no es un lugar extraño, ya que recordó que “mi viejo es de San Rafael”. Tampoco le es ajena la vitivinicultura, ya que la propiedad donde funciona La Salada mendocina “tiene viñas y el año pasado sacamos más de 50 mil litros de vino y este año como 70 mil”.
Explicó que lo manda a elaborar y envasar a un tercero pero se quejó del costo del envasado: “La uva que tengo es Syrah y me cobran 15 pesos para meterme el vino en la botella de tres cuartos” y también “sale cara la botella y ahora yo estoy viendo buscar la botella porque se están pasando con el precio”, comentó en su particular forma de expresarse.
Opinó que es posible producir envases de menor costo y habló de la necesidad de que en la provincia se instale una fábrica de botellas, incluso de reciclar el vidrio.
“Voy a hacer una propuesta al gobierno entrante y le voy a decir: ‘muchachos, inviertan en una fábrica que haga frascos para vender la mermelada barata y también para hacer un vino en el que gane más plata el productor de la uva y no se la lleve el que fabrica la botella”.
Calculó que “la propuesta la voy a hacer  el año que viene. Averigüé que en China una fábrica de hacer botellas vale 60 mil dólares”.
Consideró que ese tipo de fábrica tendría que estar en la zona central de la provincia, a similares distancias de las distintas zonas productivas para evitar mayores costos de flete.
La incursión de Castillo en el negocio vitivinícola no pasará desapercibido, ya que sus iniciativas empresarias no están exentas de polémicas, como ocurrió cuando desembarcó con La Salada en la provincia.
Sus detractores le cuestionan que fomenta la “informalización” del comercio, la venta de productos falsificados y la competencia desleal. Y desde la vereda de enfrente consideran que ofrece productos a mejores precios y evita los mayores costos por intermediación.
José Luis Salas
unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios