Más noticias
Martes 11 de Octubre de 2011

"El rostro de mi hija en la morgue me obsesiona, no lo olvidaré"

Lo dijo Jean Bouvier, padre de una de las turistas francesas asesinadas en Salta. Fue durante una entrevista que concedió a una radio francesa en la que calificó como "masacre" lo sucedido.

El padre de una de las dos jóvenes francesas asesinadas en julio pasado en la provincia argentina de Salta (noroeste), Jean Michel Bouvier, afirmó el martes a una radio francesa que su hija Cassandre y Huria Moumni "vivieron un verdadero martirio".

"No soy religioso, pero a menudo digo que Huria y Cassandre vivieron un verdadero martirio. Cada vez hay más elementos de una masacre", sostuvo Jean Michel Bouvier en la primera entrevista concedida a un medio de comunicación francés durante la cual aseguró que "la obsesión es su rostro en la morgue".

"La obsesión es su rostro en la morgue. No lo olvidaré nunca (...) el juez (francés Patrick) Ramael me ha dado otras informaciones con respecto a la autopsia que se hizo en Francia. Sin dudas recibió machetazos para desabrocharle su corpiño", explicó con la voz temblorosa a la radio RTL.

Bouvier, que en septiembre pasado se reunió en París con la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, aseguró que "no acusa" a ese país por lo ocurrido.

"No acuso a la Argentina. Lo sé y mi hija sabía que Argentina es uno de los países menos criminalizados. Cassandre había ido a El Salvador y a Guatemala, países mucho más peligrosos donde era la más prudente de sus camaradas", dijo Bouvier antes de asegurar que recibió muestras de emoción "en cuanto fui a la Argentina".

Los cadáveres de Cassandre Bouvier y de Houria Moumni fueron hallados baleados y con signos de violencia sexual el 29 de julio pasado en la reserva turística de la Quebrada de San Lorenzo, a 12 km de la ciudad de Salta (1.600 km al noroeste de Buenos Aires).

Bouvier pidió a los jueces que "se interesen en los días previos". "Me gustaría saber si Cassandre y Huria no habrían cruzado la víspera personas que las hicieron entrar en confianza y que estarían vinculadas a su asesinato", precisó el padre de la joven que la semana pasada se reunió en París con Valérie Pecresse, portavoz del gobierno de Nicolas Sarkozy.

Hasta ahora, Bouvier mantuvo un bajo perfil en la prensa francesa y en contactos con el ejecutivo, al menos públicamente.

El padre de Cassandre pidió recientemente a Francia que reconozca el "feminicidio" como crimen en el Código Penal y para ello ha interpelado a los candidatos a las elecciones presidenciales francesas de 2012.

"La conexión de los actos cometidos, primero contra su libertad de mujer y luego contra su vida, merecería una calificación con las mismas consecuencias que un crimen contra la humanidad", afirmó Bouvier en una carta publicada la semana pasada por el diario francés Le Monde.

“¿Cómo le vino la idea del feminicidio?, le preguntó el periodista. "Le diré algo horrible: en su rostro se veía el impacto de una bala de pequeño calibre. Lo más visible eran las de golpes. La nariz rota, la mandíbula aplastada, golpes múltiples (...) El cuerpo fue encontrado mucho tiempo después del deceso y sus ojos estaban abiertos. En su mirada había una trágica dignidad y terror. Se veía que había luchado".

"La negaron como mujer", sostuvo Bouvier al final del relato escalofriante de cómo vio el cuerpo de su hija y antes de admitir que "no reaccioné como jurista que no soy, sino como un padre que vio un hecho más que violento".
 

Fuente: a24

Comentarios