Zona sur
Viernes 24 de Abril de 2015

El rumor de que Pérez mandaría un proyecto para modificar la Ley de Aguas puso en alerta a los regantes

El anuncio sería durante la Asamblea Legislativa. Hubo una reunión en Alvear para analizar los pasos a seguir. No quieren que toquen la inherencia del agua a la tierra. Esperarán el discurso del Gobernador el 1 de mayo. 

La posibilidad de que Francisco Pérez anuncie en su último discurso ante la Asamblea Legislativa el 1 de mayo que enviará un proyecto para modificar la histórica Ley General de Aguas puso en alerta a los regantes.
Aunque es solo un rumor que está flotando en el aire y nadie confirma o desmiente esa situación, el jueves por la noche hubo una reunión de urgencia en General Alvear con regantes, inspectores de cauce y también participaron autoridades del Departamento General de Irrigación.
Pensar en introducirle cambios a la ley que ha regido por más de 130 años el manejo del recurso hídrico en una provincia que es de base desértica y en medio de una fuerte crisis es cosa seria y produce escalofríos en más de uno.
Igualmente no es noticia nueva que el mandatario provincial pretenda avanzar sobre la norma, en 2013 había anunciado con bombos y platillos que conformaría un comité de expertos para empezar a trabajar en el tema, pero también manifestó que pasaría por Irrigación para su estudio y también llegaría hasta los regantes por medio de las inspecciones de cause. La intención es que la nueva ley tuviera el consenso generalizado de los distintos actores.
La preocupación es que si Pérez envía un proyecto para modificar la norma sería pasando por alto los pasos previos que aseguró cumpliría, es decir armaría la nueva ley sin preguntarle a nadie que le parece.
“En Irrigación nunca ingresó un solo borrador, ni oficial ni extraoficialmente. Si manda un proyecto de ley pasaría por alto todo lo que dijo que iba a hacer”, confió una alta fuente del Departamento General de Irrigación.
El jueves por la noche, productores e inspectores de cauce entre otros se reunieron para debatir las medidas a seguir. Alrededor de 70 regantes participaron del cónclave que se armó de un momento para el otro.
Por ahora no se habla de medidas drásticas y si de cautela. Aseguran que esperarán al 1 de mayo para escuchar el discurso del gobernador Pérez antes de tomar una decisión.
“Rechazamos de plano cualquier modificación a la Ley de Aguas porque no tiene consenso en las bases. El Gobernador prometió mandarnos un borrador y no ha cumplido con su palabra”, afirmó Javier López presidente de la específica de agricultura de la Cámara de Comercio de Alvear.
Los regantes sostienen que no sería malo realizarle cambios al sistema de gestión del agua, afirman que Irrigación se transformó en un ente burocrático que así no puede continuar pero defienden a rajatabla la autarquía del DGI.
También sostiene que no permitirán cambiar la inherencia del agua a la tierra por el de la actividad.
“La ley debe quedar como está, el agua es inherente al suelo y Mendoza es una provincia de base agrícola, sin agua n hay nada”, sostuvo Abel Mielnik, inspector de cauce.
Para el 30 de abril convocaron a una reunión masiva en el salón del Concejo Deliberante. r Allí redactarán un documento en el que plasmarán la posición de los regantes y una vez que el mandatario mendocino pronuncie su discurso ante los Legisladores “veremos cuál es la estrategia a seguir”, afirmó Carlos Achetoni director de Federación Agraria. 

Comentarios