San Rafael
Miércoles 08 de Julio de 2015

El Schestakow debe $7 millones por la comida y el servicio estuvo en peligro

La empresa proveedora intimó por carta documento al hospital a regularizar la situación. Un pequeño pago parcial alivió la situación. En exclusiva de UNO San Rafael, los números de una problemática. 

Una deuda superior a los $ 7.000.000 puso en jaque el servicio de comida que reciben los pacientes y el personal del hospital Schestakow.
Es que la empresa proveedora Clisa Interior S.A. intimó por carta documento al nosocomio público tras 8 meses de atraso en el pago por este servicio fundamental para los internados.
En este escenario, las autoridades del Schestakow reclamaron al Ministerio de Salud una solución rápida y efectiva para evitar el corte del suministro de la comida. Es así que después de una semana de gestiones se consiguió al menos unos $400.000 para frenar esta decisión.
Con ese pago, que formó parte de un plan para regularizar la deuda, apenas se logró cancelar la mitad del mes de diciembre del año pasado.
La empresa Clisa es proveedora del hospital desde hace 15 años y tiene un contrato anual por $12.000.000 para proveer este servicio.
En este sentido en diálogo con Diario UNO San Rafael, uno de los socios, Daniel Sat, señaló que “hemos llegado a un entendimiento y este martes se efectivizó el pago como lo habíamos acordado”.
Al respecto agregó que “estamos contentos porque la situación se había puesto muy difícil debido a los atrasos que tenía este hospital con nuestra empresa”.
En principio la intimación apuntaba a suspender el servicio de comida a los empleados y médicos, sobre todo los residentes que desayunan, almuerzan, meriendan y cenan en el nosocomio. En total se iban a ver afectadas unas 520 personas.
Esto de continuar podría haber afectado también a los pacientes, aunque una fuente confiable del hospital, que no quiso revelar su nombre, dijo que “la empresa siempre tuvo muy buena voluntad y creo que nunca hubieran llevado a cabo esa medida”.
Lo cierto es que la situación económica y financiera del hospital no es la mejor ya que sin un presupuesto acordado, sus autoridades dependen de las partidas que les envíe el Ministerio de Hacienda y de la recaudación por obras sociales.
En este complicado contexto, el hospital sufre un desfasaje financiero importante por los atrasos en las recaudaciones por obras sociales. La que más debe es OSEP. Recién este mes se imputó la deuda de febrero por la provisión de la comida porque al no haber dinero no se puede dar curso a las órdenes de pago, explicó una de las fuentes consultadas por este diario.
El año pasado el nosocomio gastó unos $200.000.000 y para este año (al no haber Ley de Presupuesto), se asignó la misma cantidad de dinero del 2014, alrededor de $184.000.000, sin tener en cuenta los aumentos salariales y el incremento de los costos de los insumos y medicamentos. Los agujeros económicos se cubren con las ampliaciones de partida que autoriza el Ministerio de Hacienda.
La situación sigue endeble y nadie puede descartar “una nueva carta documento” ante los reiterados atrasos por falta de presupuesto. Es que la empresa no solo negocia la deuda con este hospital, uno de los que más debe en la provincia, sino que también tiene acreencias con otros de mayor envergadura como el Central y el Lagomaggiore.                                                                                               

Comentarios