Política
Miércoles 07 de Septiembre de 2011

El sindicalismo kirchnerista se metió de lleno a la arena política local y va por el sindicato de los Judiciales

El jueves desembarca en Mendoza Julio Piumato (izquierda), que buscará sacarle poder a Carlos Ordoñez (derecha) en el terreno de la vida gremial de los Tribunales.

Por Javier Polvani

El sindicalismo K decidió redoblar la apuesta para quedarse con el control de la vida gremial de los tribunales provinciales de Mendoza, que es dominada por la organización local que encabeza Carlos Ordóñez, candidato a gobernador de Proyecto Sur, el partido del cineasta Pino Solanas. Para sostener la apuesta del sindicalismo alineado en la CGT con el camionero Hugo Moyano, llegará este jueves Julio Piumato, secretario general de la Unión de Empleados de la Justicia Federal y dirigente de primera línea del moyanismo.

Piumato va a encabezar un acto en las escalinatas del Palacio de la Justicia de Mendoza, en el barrio Cívico, organizado por la junta promotora de la Unión de Empleados Federales en los tribunales locales. El objetivo principal del acto es fortalecer la posición de la entidad de origen nacional entre los trabajadores de la Justicia local, hasta no hace mucho representados con exclusividad por el gremio provincial conducido por Ordóñez.

 La kirchnerización de la CGT arrastró a esa posición al sindicato de Judiciales Federales, mientras que la organización de Ordóñez, que está afiliada a la CTA, transitó el camino opositor al gobierno nacional dentro de su central madre. En ese escenario, los judiciales de Piumato comenzaron la avanzada en los tribunales mendocinos contra la conducción de Ordóñez.

 El jueves comenzará una nueva fase de la conquista de Mendoza para la Unión de Empleados de la Justicia Federal, que ya controla a los trabajadores sindicalizados del Poder Judicial de varias provincias, entre ellas, Santa Fé, Ciudad de Buenos, Catamarca, Tierra del Fuego, La Rioja, Formosa y Tucumán. En Mendoza el referente de Piumato es Ariel Pringles, jefe del gremio de los empleados de la Justicia Federal y subsecretario de Relaciones Institucionales de Relaciones Institucionales del Gobierno de Celso Jaque.

 Por ahora, el gremio nacional de judiciales ha constituido en Mendoza una junta promotora que se está encargando de afiliar a los empleados desencantados con Ordóñez. En adelante, la estrategia de captación de seguidores se intensificará para aprovechar el contexto: el secretario general del gremio local está en campaña por la Gobernación por Proyecto Sur y deja espacio en la interna gremial que benefician las posibilidades del desembarco de las lides de Piumato.

 En la relación con la política provincial, también están enfrentados los sindicatos de los judiciales provinciales y los federales. Los primeros son acérrimos opositores al gobierno de Jaque mientras los últimos forman parte del mismo.
 

Comentarios