La provincia
Martes 14 de Julio de 2015

El sobrepeso infantil bajó en Mendoza en los últimos 6 años

Lo indica un estudio del Programa de Sanidad Escolar. Alerta ante el hecho de que pocos chicos desayunan correctamente.

Por Gonzalo Conti
conti.gonzalo@diariouno.net.ar
Según los datos aportados por un reciente informe de Unicef, ya son más de 4 millones de niños en edad preescolar y 16 millones de adolescentes de América Latina y el Caribe que padecen sobrepeso y obesidad. Sin embargo, en Mendoza el promedio de jóvenes que presentan estas características se redujo desde el 2009 a la fecha.
Desde hace siete años, en Mendoza se ejecuta el Programa de Sanidad Escolar (Prosane), a cargo del Ministerio de Salud. Este programa consiste en la evaluación de niños en edad de ingreso y egreso de la primaria, es decir, de 6 y 11 años.
El objetivo principal es hacer llegar la atención médica y odontológica a las escuelas, fortaleciendo las actividades de prevención y promoción de salud. A cada alumno, con previa autorización, se le realiza un chequeo nutricional, oftalmológico, audiológico y un control de vacunas. Ante la detección de patologías se los deriva para su diagnóstico y tratamiento, lo que permite un seguimiento del alumnado.
Durante 2014 se evaluó a 9.680 chicos, lo que representa el 15% de la matrícula provincial de 1º y 6º grado. Para eso, personal de los distintos organismos que participan, visitaron 920 colegios de los cuales 728 eran estatales, 124 privados y 68 especiales, en once departamentos. De esta manera, es posible conocer y mejorar las condiciones de salud de los escolares, generando acciones de hábitos y vida saludable.
Los números que arrojó el estudio son los siguientes: el 1,45% de los niños presentó bajo peso; el 68,09%, un peso normal; el 15,2%, sobrepeso, y el 15,26, obesidad. En 2009, esos números eran superiores en todos los rangos, a excepción del peso normal. El 1,57% presentaba bajo peso; el 61,26%, peso normal; el 20,29%, sobrepeso, y 16,88% padecía obesidad.
Ana Houdek, coordinadora del Prosane, explicó: “Es importante hacer la educación alimentaria desde la casa, insistiendo en que el chico aprenda hábitos de vida saludable, sin dejarlo todo en manos de la escuela. Lo importante de los datos provinciales de 2014 es que desde 2009 a la fecha los valores se van manteniendo parejos y hubo disminución en la obesidad”.
Luego de la evaluación, se entrega a cada área departamental de salud el listado de escuelas examinadas, con el análisis de todos los alumnos, lo que luego permite trabajar localmente con talleres de capacitación y control nutricional para mejor la salud infantil.
Pocos chicos desayunan
Otros datos llamativos surgieron a partir de una encuesta que se le realizó a alumnos de 6º grado, sobre hábitos de consumo. Se trata de una encuesta de frecuencia semanal de consumos de alimentos, que mide es, dividiendo grupos de alimentos, cuantas veces en la semana se come cada cosa. La respuesta va de cero a siete, es decir, de nunca a todos los días.
En este caso la muestra es pequeña, de sólo 103 chicos, y no se tuvo en cuenta a los pequeños de 1º grado, ya que es difícil que ellos recuerden claramente cuantas veces en la semana consumen determinados alimentos.
Llamó la atención de los nutricionistas a cargo de la encuesta que el 50% de los chicos nunca desayuna, contando como desayuno la ingesta de un lácteo y un panificado. “Muchos dicen sí, desayuno, pero tomaron un mate cocido, lo que no consideramos un desayuno”, asegura la nutricionista Marisol Martínez.
En cuanto a los lácteos, fundamentales por el calcio para el desarrollo de los niños, el 50% dijo que consume leche todos los días, mientras el 10% no consume nunca. El 20% consume yogur y otro 20% no consume nunca quesos.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda comer entre tres y cinco veces al día frutas o vegetales. En los casos analizados, sólo el 45% consume frutas y el 20% verduras todos los días. En cambio, el 11% consume fiambres todos los días, lo que tiene un alto impacto de grasa y sal en el organismo. 
Además, 25% de los chicos come alguna golosina cada día y el 45%, galletitas dulces. A eso se suma que el 13% toma gaseosas todos los días y que el 10% consume algún snack. Todas esas comidas poco saludables, atentan contra el buen desarrollo de los pequeños.
Por último, en cuanto a las actividades físicas, el 22% afirmó que nunca practica, mientras el 20% lo hace tres veces por semana. Sin embargo, el 42% realiza actividades sedentarias (computadora, videojuegos y televisión) durante tres horas o más, todos los días.
“El dato más alarmante es el del no desayuno, en el que más trabajamos analizando estrategias para utilizar con docentes, alumnos y padres. En cuanto a obesidad y sobrepeso en los niños, lo importante es trabajar siempre desde la prevención, en los hábitos”, cerró Martínez.

Comentarios