San Rafael
Martes 21 de Abril de 2015

El “supervolcán” que está a 350 km de San Rafael

Está en la laguna del Maule. Científicos norteamericanos que estudian la zona hablan de una gran erupción en el futuro. El lugar se ha elevado 25 cm por año.

En los últimos días los noticieros de los canales de TV nacionales y diarios regionales de Chile hablaron del “supervolcán” de la Laguna del Maule y su posible despertar. Actualmente se lleva adelante un estudio científico sobre los cambios que se están produciendo en esa zona situada a menos de 350 kilómetros de San Rafael (por ruta, pero menos en línea recta), a unos 150 km de Malargüe y a apenas 7 km del límite, al costado del Paso Pehuenche, del lado chileno.
No se trata de alarmar a la población, sino informar sobre una situación poco conocida en el Sur mendocino a pesar de la cercanía, y sobre la que se debe hablar y aprender a convivir como ya ocurre con los sismos.
Desde hace varios años científicos de EE.UU, Canadá y de Chile, liderados por el geólogo Brad Singer de la Universidad de Wisconsin, estudian este volcán poco común. No es el clásico cono con una caldera, sino una serie de pequeños volcanes alimentados por más de veinte “centros de emisión” (por donde subiría la lava) conectados a una gran cámara o bolsón de magma situado a 5 kilómetros por debajo de la laguna.
Los científicos han detectado elevaciones del lugar de 25 centímetros por año y un aumento de 11 a 14 grados centígrados en la temperatura del agua. Incluso se han observado burbujeos en el medio de la laguna.
En términos simples, explican que es como si fuera una gran olla de presión cuya tapa se está deformando. Aclaran que en cuestiones de volcanes no se sabe cuándo puede haber una erupción, puede ser en días, meses o muchos años. Se calcula que la última ocurrió hace miles de años.
No obstante, en Chile conviven con decenas de volcanes que existen en la cordillera, muchos de ellos considerados activos (incluso están lidiando con la erupción del Villarrica, en el sur del país), para lo cual cuentan con una red de vigilancia volcánica que depende del Servicio Nacional Geológico Minero (Sernageomin), que trabaja junto al Organismo Nacional de Emergencias del Ministerio del Interior (Onemi), encargado de dar los avisos a la población.
Las estaciones de monitoreo en la Laguna del Maule toman datos en forma permanente para estar preparados. En marzo de 2013 emitieron una alerta amarilla, pero actualmente se encuentra en verde, según el último reporte publicado en su sitio de Internet.
Sólo se trata de estar preparados, como en nuestra provincia con los sismos o como los chilenos con los volcanes, y aprender a convivir con los rugidos de la madre naturaleza.
José Luis Salas - unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios