Política
Sábado 20 de Febrero de 2016

El SUTE exige que le mejoren la propuesta para no ir al paro

Los plenarios docentes pasaron a cuarto intermedio a la espera de que el Gobierno haga una nueva oferta de aumento.

El rechazo unánime del ítem aula y un cuarto intermedio hasta el martes o miércoles en espera de que en el próximo encuentro paritario llamado para el lunes 22 el Gobierno provincial oferte algo diferente a lo ya expresado fueron el mandato generalizado de los plenarios departamentales realizados por el SUTE.

La pausa antes de decidir el rumbo a seguir es fruto también del brusco giro que tuvo este viernes la negociación salarial a nivel nacional, porque desde el Gobierno desmintieron que se fuera a dar un aumento del 40% y a la vez se pidió que cada provincia avance con su paritaria.
Este cambio de escenario fue tomado en cuenta por los delegados de las escuelas en cada plenario departamental, por lo que quedó entre las alternativas planteadas para votar en el encuentro provincial del jueves 25 un paro para el día 29 de febrero, con movilización. Otros más duros pidieron directamente no iniciar las clases con una huelga por tiempo indeterminado.
 
Adrían Mateluna, secretario general del SUTE, estuvo todo el día de ayer explicando por qué no quieren los docentes la incorporación del ítem aula como ya se había dicho en las negociaciones paritarias formales que se llevan adelante en la Subsecretaría de Trabajo.
 
"Es incumplir con la ley 5.811, que ya determinó todos los casos de licencias; es desechar muchos avances como los referidos a las licencias por violencia de género", dijo el titular del gremio docente. Y a la vez dejó deslizar que si el ítem aula "fuera dejado para discutirlo más adelante y el Gobierno mejorara la oferta porcentual", entonces había condiciones como para que las negociaciones avanzaran. De lo contrario, "no se puede ni hablar".
 
Pero los delegados de los docentes fueron más críticos a la hora de participar, al considerar que el esquema de aumento planteado es "una forma encubierta de bajar los salarios".
 
Incluso circuló un video por las redes más usadas por los docentes, en el que se califica al ítem aula de
"un carancho, un pájaro carroñero, oportunista que caza aprovechándose de la juventud o las heridas de
sus presas".
 
Desde el Gobierno se refirió a la situación el director general de Escuelas, Jaime Correas, quien defendió
la posición oficial y aseguró que los reclamos del SUTE fueron atendidos. Aunque estaba en reunión, Correas informó que desde Nación no habían detallado aún ni cuándo ni cómo iban a realizar los aportes necesarios para equiparar el salario inicial en todas las provincias tal cual había adelantado el ministro del área, Esteban Bullrich, cuando anunciaba un acuerdo, que ahora no es tal, con los cinco gremios nacionales.
 
De todos modos, Correas al escuchar qué estaba pasando en los plenarios volvió a defender la estrategia de implementar el ítem aula, y recordó que todas las excepciones que pidió el SUTE para aplicar los descuentos, como maternidad, enfermedad, etcétera fueron incorporadas.
 
Consideró el funcionario que los reclamos vienen "seguramente de los docentes que más faltan. Si vieran el abuso que existe en el caso de días para capacitarse... Además, por qué los chicos tienen que tener horas libres esos días". Y aclaró: "Pero esto no está pensado para el que se capacita, sino para aquel que falta por cualquier cosa, porque hasta ahora el presentismo es un monto poco significativo, son $200 o $300, y a nadie le importa faltar. Queremos poner una barrera para que cueste faltar", señaló Correas.
 

¿Qué es el ítem aula?

El ítem aula funcionaría de vforma muy similar al concepto del presentismo, por eso algunos lo llaman "doble presentismo".
Actualmente, si un docente falta un día se descuenta el presentismo un tercio; si falta dos días, dos tercios, y si ya falta tres días se descuenta de forma completa. Como el porcentaje es 10% sobre el código 001, para un maestro de grado suma alrededor de $250.
Ahora bien, si el ítem aula se incorpora al salario, al faltar una sola vez el docente pierde $1.300 en
primaria y $2.600 en secundaria.
Es decir, en este caso, si falta una vez pierde el presentismo corriente más ítem aula. Pero además, al no ser parte del básico conformado que sirve para calcular antigüedad, zona, pago de función jerárquica, albergue, etcétera, es considerado un incremento en negro, porque no es bonificable. Sí es remunerativo, ya que el Gobierno pagaría las obligaciones patronales, pero no engruesa el resto de los
ítems que hacen al salario de bolsillo del docente.

Comentarios