Deportes
Miércoles 29 de Abril de 2015

El Tomba entró en default

La “economía” bodeguera. Las estadísticas de Godoy Cruz en diez fechas jugadas no son buenas. Si se trasladaran sus cifras a un aspecto económico, se diría que están en rojo

Juan Pablo Gonzalez
gonzalez.juanpablo@diariouno.com.ar

Los números y las estadísticas sirven para marcar tendencias, nos dan una idea clara y objetiva de hacia dónde estamos yendo, y estas cifras son irrefutables. No se pueden discutir ni cuestionar. Por eso cuando se analiza la campaña que Godoy Cruz está cumpliendo, es preocupante.
Si trasladamos la situación tombina y hacemos un paralelismo con la economía, podemos afirmar que el balance da más en el debe que en el haber. Podríamos afirmar que el Tomba esta en rojo, en cesación de pagos, en default.
Sus números no mienten y a esta altura hay que decir que la campaña que el Expreso está cumpliendo no es buena. Por donde se lo mire y analice, sus estadísticas  preocupan.
Siempre se dice que la base de la regularidad de cualquier  equipo es tener una defensa más o menos c confiable y en este punto radica su mal andar.
El arco bodeguero es, juntamente con el de Quilmes, uno de los más batidos, con 18 goles en contra. Ni siquiera el último del campeonato, Olimpo, ha recibido esa cantidad. Los bahienses tienen 10 goles en contra.
La última línea no ha brindado seguridad y el único partido que no recibió goles fue precisamente cuando le ganó 2 a 0 –el único triunfo que tiene– a Nueva Chicago. El que pagó los “platos rotos” fue Sebastián Moyano, quien defendió el arco durante ocho fechas, pero perdió el puesto con Rodrigo Rey desde hace dos jornadas. De todas formas el equipo continuó recibiendo goles. 
Si nos vamos a la otra punta del equipo, la ofensiva, observaremos que no es tan malo lo hecho por los delanteros tombinos: Godoy Cruz ha convertido  11 tantos, un número que dentro de la media de cualquier equipo regular  es aceptable. 
Los motivos y las causas de este mal comienzo son varios; por decisión dirigencial emigraron sus principales figuras, a excepción de Ayoví, los refuerzos que arribaron no son de jerarquía y la falta de experiencia de sus buenos valores también es un factor que pesa. 
Un dato no menor en toda esta coyuntura es que su director técnico, con lo que tiene hace lo que puede y no es poco. Godoy Cruz es un equipo en formación y eso lleva su tiempo. Habrá que tener paciencia, el campeonato  es largo y hay tiempo para mejorar.

Fuente: Diario UNO Mendoza

Comentarios