Deportes
Miércoles 07 de Septiembre de 2011

El Tomba sufrió, pero empató ante Lanús y logró el pase a los octavos de la Copa Sudamericana

Godoy Cruz igualó 0 a 0 ante el Granate en el segundo cotejo de la serie y accedió a la próxima fase. Dos empates (el 0-0 y  el 1-1) lo favorecieron. Fotos. Videos.

Godoy Cruz logró el pasaje a los octavos de final de la Copa Sudamericana 2011, al empatar como local 0 a 0 con Lanús. Como el partido de ida terminó igualado 2 a 2, el Tomba aprovechó en el desquite los goles marcados en el partido de ida.

Godoy Cruz, sostenido por una notable actuación de su arquero Sebastián Torrico, se clasificó para los octavos de final de la Copa Sudamericana 2011 de fútbol, al empatar sin goles con Lanús en partido desarrollado en el estadio Malvinas Argentinas.

El Expreso sacó provecho de los goles de visitante convertidos en el partido de ida, empate 2 a 2, jugado la semana pasada en la cancha de Lanús.

En la próxima instancia, a la que el martes se había clasificado Arsenal de Sarandí (eliminó a Estudiantes de La Plata), el conjunto dirigido por el uruguayo Jorge Da Silva jugará con el ganador de la llave entre Deportivo Anzoátegui, de Venezuela, y Universitario, de Perú, que ganó 2-1 la ida de visitante.

La explicación de la clasificación de Godoy Cruz tiene nombre y apellido: Sebastián Torrico, su arquero, que tapó gran parte de las situaciones de riesgo producidas por Lanús.

Obligado por la leve desventaja arrastrada desde el partido de ida, Lanús salió más predispuesto al ataque que Godoy Cruz, cómodo con el empate y a la expectativa.

Y fueron los de Gabriel Schurrer los que mejores ocasiones generaron, primero con un cabezazo de Izquierdoz que tapó en gran forma Torrico y luego con otro remate de cabeza de Pavone (luego de un muy centro de Mauro Camoranesi) que se desvió en Nicolás Sánchez y pasó cerca del palo izquierdo.

El propio Pavone tuvo la más clara de la etapa cerca de los 30 minutos, cuando definió dos veces de zurda ante un centro desde la izquierda de Regueiro: su primer remate lo despejó el arquero del conjunto mendocino y el segundo se estrelló en el travesaño.

A esa altura Godoy Cruz, que se había acercado poco y nada hasta el área de Marchesín, evidenciaba sobre todo algunos problemas en los movimientos defensivos, más allá de que antes del final de la etapa inicial también pudo ponerse en ventaja con un tiro de Ramírez dentro del área que se fue lejos.

El dominio granate quedó acentuado en el complemento, del mismo modo que la actuación de Torrico. Contra Regueiro, dos veces; contra Pavone; contra Valeri, el arquero local fue despejando una a una las ocasiones de riesgo del visitante hasta convertirse en la gran figura de la noche.

Y las que no resolvió Torrico las resolvieron entre la suerte y la mala puntería de los jugadores de Lanús.

Godoy Cruz terminó descansando definitivamente en las manos de su arquero, apenas si pisó los dominios de Marchesín y festejó el pasaje a octavos, donde espera rival, ya ilusionado.

Seguí la síntesis del partido

Comentarios