En debate esp
Domingo 04 de Septiembre de 2011

El trasvase del río Grande al Atuel integrará a Mendoza con La Pampa

El destacado jurista Aldo Guarino Arias cree que el trasvasamiento del río Grande al Atuel unirá a Mendoza con La Pampa y será un polo de desarrollo.  

El río Grande, que nace y atraviesa el territorio mendocino, al unirse con el río Barrancas, que es limítrofe con la provincia de Neuquén, forman el río Colorado.

Por el concepto de unidad de cuenca, el río Colorado es un río interprovincial que interesa a las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Mendoza, Neuquén y Río Negro.

El aprovechamiento integral del río Grande es un tema que viene estudiándose desde hace ya casi 100 años. La naturaleza de este trabajo no me permite referirme a todos los estudios, por lo cual sólo haré referencia a los convenios y estudios que acordaron los derechos de Mendoza.

En 1969 el Ministerio del Interior creó una comisión para el estudio y proposición de bases para la distribución de las aguas del río Colorado con representantes de las interesadas.

Por decreto del 21 de octubre de 1970 se declararon de interés nacional las inversiones en estudios técnicos para la formulación del plan de desarrollo integrado del río Colorado, autorizándose un convenio con el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) para la formulación de proyectos.

Los estudios del MIT sirvieron de base para el acuerdo de la VI Conferencia de Gobernadores del Río Colorado, la creación del comité de la cuenca (COIRCO) y la sanción de la ley nacional llamada Ley Convenio 21.611/77.

El artículo 3 de la Sexta Conferencia expresamente dice: “Adjudicar a la provincia de Mendoza un caudal medio anual de 34m3 por segundo para derivar a la cuenca del río Atuel…”.

Este es el basamento jurídico de la provincia de Mendoza, pero ocurre que Mendoza en el río Colorado tiene un socio, que también es socio de la cuenca del río Atuel, que es la provincia de La Pampa, con quien Mendoza mantiene un largo conflicto.

No es el momento ahora para recordar la infinidad de planteos administrativos y judiciales de La Pampa por las aguas del Atuel, pero sí es necesario tener presente que desde hace un tiempo La Pampa viene interfiriendo el derecho de Mendoza sobre el río Grande, bajo la excusa que debe dársele solución previa a sus reclamos del río Atuel.

El Instituto Privado de Legislación y Economía del Agua (Iplea), integrado por profesionales de distintas disciplinas preocupados por el largo conflicto con nuestros hermanos pampeanos, ha publicado documentos reflexionando sobre si los reclamos de La Pampa respecto del río Atuel eran justos o no, si eran legítimos o no y en general concluyen que no tenían esas razones, expresando que esos reclamos parecen ser una aspiración atendible por querer llevar agua al territorio del NO pampeano y entonces sobre la base de todos los estudios de ambas cuencas (el Colorado y el Atuel) en el 2003.

Sobre esas bases se elaboró un anteproyecto de ley para proponer que en lugar de trasvasar 34m3 para Mendoza al Atuel se trasvasaran 68m3 del Colorado a esta cuenca, 34 m3 por segundo para el Sur de Mendoza y 34m3 por segundo para el Noroeste pampeano.

Es de imaginar que si durante poco más de medio siglo en Mendoza el uso del agua del Atuel permitió el crecimiento que la región muestra, con igual caudal para ambas provincias podría hacerse lo mismo en La Pampa y duplicar el desarrollo mendocino.

La obra pública propiciada por el anteproyecto tendrá también su repercusión en la industria energética, ya que le permitirá la generación en las obras nuevas y la repotenciación de las cuatro centrales de Los Nihuiles.

El proyecto tiende a través de la obra pública –ésta es también su importancia desde el punto de vista político– revertir un largo enfrentamiento entre las provincias de Mendoza y La Pampa. Conflicto que incluso las llevó a dirimir la situación en la Corte Suprema de la Nación.

Esta obra será el nervio y motor de un federalismo de concertación no de confrontación.

El actual caudal del Atuel (34m3 por segundo) a duras penas permite mantener el riego de 75.000 hectáreas en la provincia de Mendoza.

Todavía esperan su provisión de agua algo más de 57.000 hectáreas empadronadas, que podrían ser irrigadas con el trasvase.
A su vez, permitirá también el desarrollo agroindustrial en el Noroeste de la provincia de La Pampa, lo que constituye un deseo de sus habitantes largamente postergado.

La obra pública proyectada pondrá de pie a ambas provincias para concluir los acuerdos tendientes a la regulación de los usos futuros del Atuel, tal como lo exhortó la Corte Suprema de Justicia.

El esfuerzo y colaboración recíprocos de ambos estados permitirá el desarrollo económico en bien de sus habitantes y del país todo.

Incorporarle 68mC por segundo al Atuel es posible, pues el cauce del Atuel tiene una capacidad de conducción de 120m3 por segundo según estudios realizados por el Departamento General de Irrigación de Mendoza.

El proyecto apunta a mirar para atrás, ver y analizar qué ha hecho Mendoza en la cuenca del Atuel en su territorio con el módulo anual del Atuel (34m3) en el último medio siglo.

También es necesario mirar el presente, que es la existencia del recurso agua en el río Colorado, y la necesidad de La Pampa de revertir su desierto del Noroeste.

Y es imposible no mirar para el futuro.

Mendoza duplicaría su economía agrícola en el Sur, se triplicaría la generación de energía de Los Nihuiles. Si se decide construir las centrales incluidas en el proyecto se incorporaría un importante complejo de generación de energía. Todo ello significaría el 12% de la energía hidroeléctrica que se genera en el país.

La Pampa también podría incorporar a su matriz productiva 75.000 hectáreas de tierra bajo riego, con lo cual habríamos construido una importante integración territorial en el centro del país. Lógicamente que este proyecto requiere una gran visión de futuro y sobre todo una política de Estado. El anteproyecto con sus estudios y fundamentos fue entregado a los entonces senadores por Mendoza Ernesto Sanz y al hoy gobernador Celso Jaque, aunque ignoramos cuál fue el tratamiento que se le pudiera haber dado al mismo.
 

Comentarios