País
Jueves 09 de Julio de 2015

El último 9 de Julio de Cristina es en Tucumán

La empresa realizó un relevamiento de los activos de Río Colorado, en Malargüe, dirigido por un experto en inversiones, Ken Haddow, quien se reunió el martes con el gobernador. Ahora se analizan las posibilidades.

Por Carina Luz Pérez
perez.carina@diariouno.net.ar
La empresa Vale terminó la evaluación de los activos del proyecto Río Colorado para explotar sales de potasio en Malargüe y con esto tiene listo un paso fundamental para poder atraer inversores que quieran continuar con el emprendimiento, donde ya colocaron algo más de 1.250 millones de dólares, o directamente ponerlo a la venta en su totalidad. 
Ese relevamiento fue realizado por un equipo de la propia Vale, tarea que empezaron a mediados de junio, con la particularidad de que estuvieron acompañados por Ken Haddow, considerado en el mundo un detector de buenas inversiones  y quien conoce muy bien este proyecto minero porque trabajó en él desde sus inicios, cuando lo tenía entre manos Río Tinto.
Haddow estuvo reunido este martes con el gobernador Francisco Pérez, pero no trascendió públicamente qué resultado arrojó la sumatoria de esos activos, ni tampoco si la empresa seguirá con su pretensión de pedir algunas excepciones impositivas, las cuales en su momento sumaban alrededor de 3.000 millones de dólares anuales, de acuerdo a cálculos del Ministerio de Infraestructura de la Nación. Aquel pedido de Vale estaba dirigido a obtener la devolución anticipada del IVA y la eliminación de las retenciones a las sales, todo según información oficial de marzo del 2013.
Sin embargo, desde el Gobierno nacional nunca reconocieron el rol que tuvieron en la suspensión de Vale las variaciones constantes del tipo de cambio (dólar), que elevaron  de 6.000 millones de dólares las necesidades de  inversión para darle vida a Río Colorado a un promedio de 11.000 millones de dólares.
Después de las promesas presidenciales de retomar el proyecto minero, que implicaron varias negociaciones con el gobierno de Brasil, el intento de Pérez de tentar a los chinos en esta materia, el paso dado por Vale cobra importancia y alivia un poco al Gobierno en medio de una complicada transición por las cuentas públicas.
“Para nosotros es una buena noticia, porque con esto va tomando color la posibilidad cierta de que se retome el proyecto”, indicó el ministro de Energía, Marcos Zandomeni.
A la vez, explicó que al tener una precisión sobre los activos actuales de la empresa en la zona, y aquellos ubicados en otras provincias, se puede tentar a los posibles inversores con datos precisos, a modo de presentar una prefactibilidad. A diferencia del 2013, cuando Vale suspendió sus tareas en la provincia, el precio de las sales ha empezado a recuperarse, y según Zandomeni, “el mercado alimentario requiere de este elemento como mejorador de suelo” para marcar las expectativas que puede generar en este momento Río Colorado. 
Al mismo tiempo, detalló que no tendrá el mismo volumen de explotación pensado originalmente, ya que se está diseñando una propuesta con el 30% menos de extracción, y que el transporte será combinado entre camiones y trenes, por lo que tampoco deberán desde Vale o los próximos socios hacer una línea férrea hasta el puerto construido en Bahía Blanca, que aún no tiene uso.
La búsqueda de Vale está centrada en convencer a inversores europeos o chinos para abrir la minera, y con viento a favor en el contexto internacional, abre las esperanzas del Gobierno en cuanto a que podría irse en diciembre con un problema muy grave en vías de ser solucionado.
Lo concreto es que la concesión finaliza en marzo del 2016, lo que exige a la empresa brasileña a decidir un rumbo para no dejar caer el emprendimiento totalmente.
“Hay formas de hacer las cosas transparentes”
La candidata a diputada nacional por Cambiemos Susana Balbo estuvo en el programa Algo personal, de radio Nihuil, comentando cuáles son sus prioridades para debatir en el Congreso de la Nación si resulta electa.
Balbo destacó que en los países de mayor calidad de vida, como Canadá o Noruega, países mineros, se tiene mucha experiencia en los controles sobre la minería no contaminante. Según la empresaria, “el Estado no debe delegar su rol controlador de la minería, pero sugiero que si no se confía en su capacidad para hacer tales controles, es posible contratar auditores externos. Entonces se podría solicitar a las empresas que ganan las concesiones mineras  la  contratación de expertos internacionales. Por supuesto, protegiendo las áreas donde se desarrollan la agricultura, la horticultura y el turismo, porque no hay por qué hacer trabajos de prospección donde ya hay producciones”. 
Agregó que en su empresa tiene la auditoría de un suizo que concurre con un auditor argentino y no hay ninguna posibilidad de corrupción. “Hay modos de hacer las cosas transparentes”, recalcó. 
►Cálculos. En un principio, se pretendía alcanzar una producción de 4,3 millones de toneladas de cloruro de potasio, usado como fertilizante, y ahora podría reducirse al 30%, por las condiciones desfavorables que arrastraba el mineral.
Sin cianuro, mercurio ni ácido sulfúrico
La ley 7.722, sobre las condiciones de explotación minera, consta de seis artículos.
En el artículo uno se detalla que a los efectos de garantizar los recursos naturales con especial énfasis en la tutela del recurso hídrico, se prohíbe en Mendoza el uso de sustancias químicas como cianuro, mercurio y ácido sulfúrico, entre otras, en todas las etapas de los procesos mineros.
El artículo 3 prevé que la declaración de impacto ambiental debe tener ratificación legislativa. También detalla la necesidad de contar con informes sectoriales municipales, del Departamento General de Irrigación y de otros organismos autárquicos.
 

Comentarios