Deportes
Jueves 23 de Abril de 2015

El Vasco suspendió el entrenamiento por "falta de jugadores"

El técnico de Boca no puede contar con futbolistas clave, como Fernando Gago, Marcelo Meli, Pablo Pérez y Guillermo Burdisso, entre otros.

El director técnico de Boca Juniors, Rodolfo Arruabarrena, decidió suspender el segundo turno de entrenamiento previsto por la tarde, debido a la imposibilidad de contar con jugadores clave como Fernando Gago, Marcelo Meli, Pablo Pérez y Guillermo Burdisso, entre otros.
Gago y Meli no asistieron al club en esta jornada debido a que padecen fiebre, mientras que Pérez y Burdisso estuvieron en el gimnasio por precaución por distintas molestias musculares y no acompañaron a sus colegas en el trabajo desarrollado en Casa Amarilla.
Así, el 'Vasco' decidió suspender el ejercicio táctico de la tarde ante la ausencia de estos jugadores clave con miras al armado del equipo de cara a la seguidilla de superclásicos ante River, el primero por el Campeonato de Primera División, y luego los dos por los octavos de final de la Copa Libertadores.
De esta manera, el ensayo fue postergado para mañana por la mañana, a puertas cerradas, en el predio Pedro Pompilio, donde el objetivo del DT es comenzar a delinear la formación de cara al primer encuentro.
La buena noticia para el 'Vasco' fue que el delantero Daniel Osvaldo se entrenó con normalidad después de haber estado en el gimnasio el martes debido a la molestia que padece en la planta del pie izquierdo, por la cual jugó con una plantilla ante Lanús (3-1).
El talentoso Gago es la principal preocupación en Boca ya que continúa con un estado febril, por el cual se fue de la concentración el domingo pasado a la mañana y ayer solo estuvo en el gimnasio. A él se sumó otro volante titular como Meli, quien también tuvo fiebre y se quedó en su casa.
De todas maneras, la ausencia de Meli puede deberse a que el plantel de Boca se aplicó la vacuna antigripal el martes y a veces, según los médicos, esta puede levantar temperatura en la primera 48 horas.
Por su parte, Pablo Pérez trabajó diferenciado al igual que el zaguero Burdisso y el delantero Sebastián Palacios (se sumará al grupo la semana que viene tras superar un desgarro).
Junto a ellos se movieron el volante Andrés Cubas (comienza su rehabilitación de un desgarro en el músculo pectí­neo derecho) y el zaguero uruguayo Alexis Rolín, quien sintió molestias en un isquiotibial en el partido de Reserva con Lanús.
Durante la práctica, el técnico realizó un ejercicio de salida y presión con los defensores y los volantes donde puso a la defensa titular con Gino Peruzzi (luego entraron Leandro Marín y después José Pedro Fuenzalida), Daniel Díaz, Marco Torsiglieri y Nicolás Colazo.
En el medio estuvo como volante central Federico Bravo y por los costados Franco Cristaldo y Nicolás Lodeiro.
Los jugadores salieron con pelota al ras del piso y cuando Arruabarrena les gritaba retrocedían para después presionar en otro sector del campo a donde estaba ubicado el preparador físico Gustavo Roberti.
Luego del ejercicio, el entrenador dialogó aparte con Bravo, quien se perfila como candidato a jugar de volante central el primer partido por el torneo local ya que ante las lesiones de Cristian Erbes y Cubas, el otro que puede ocupar ese sitio es Gago pero sería guardado para los dos partidos por la Copa Libertadores.
Al término de la práctica, el lateral-volante Colazo, en conferencia de prensa, habló de la serie de tres superclásicos en diez días: "Son partidos para dejar todo". 
"De mi parte me gustaría estar en los tres pero como siempre depende del técnico. Seguramente, los dos equipos vamos a salir a presionar al otro y van a ser muy duros en lo físico. Hay que dejar la vida ya que queremos ganar. Tenemos que estar tranquilos, concentrados, descansar lo máximo posible y aparte tenemos una semana para recuperar a algún lesionado", añadió.
Sobre si esto puede ser una revancha de la eliminación de la Copa Sudamericana del año pasado, Colazo expresó: "Todo es distinto y está en el pasado. El recuerdo de la del 2004 que lo eliminamos nosotros en la Libertadores y esta última que pasaron ellos por la Sudamericana, no pesan en este tipo de encuentros. Son todos diferentes".
"¿Si es importante anímicamente ganar el primer partido por el torneo local? En esto no hay lógica y hay que ganar siempre", sentenció.
Boca, puntero del torneo local junto a River con 21 puntos, recibirá al 'Millonario' el 3 de mayo en 'La Bombonera' en el marco de la undécima fecha el torneo local, y luego volverá a enfrentarlo el 7 de mayo en Núñez y una semana después (el 14) en La Boca, por los octavos de final de la Copa Libertadores.
Así, el 'Vasco' tendrá tiempo suficiente para preparar el equipo y recuperar a aquellos futbolistas que sufren molestias, por eso esta semana entrenará jueves y viernes por la mañana (a puertas cerradas) y le dará descanso al plantel el sábado y domingo.
En ese contexto, el viernes al mediodía, el técnico Arruabarrena dará su habitual conferencia de prensa en la sala ubicada debajo de las tribunas del estadio Luis Conde.

Fuente: Diario UNO Mendoza

Comentarios