Espectáculos
Lunes 21 de Noviembre de 2011

El "vestido mágico"

En la pasada edición de la Mostra de Venecia, celebrada en septiembre, Kate Winslet cortaba la respiración de más de uno a su paso por la alfombra roja.

La actriz, que presentaba la serie Mildred Pierce, escogió un vestido de la colección Otoño-Invierno 2011/2012 de la diseñadora británica Stella McCartney en tonos blanco, negro y gris, que hacía un interesante juego óptico: acentuaba sus fantásticas curvas, consiguiendo un resultado sexy y provocativo, sin ni siquiera enseñar la rodilla.

Visto el éxito que tuvo ante los fotógrafos, la actriz volvió a confiar en el mismo diseño, pero esta vez en tonos rojo y negro, para la presentación de la película Carnage, dirigida por Roman Polanski, en París.

El truco del vestido está en las tres piezas que lo componen: los distintos tonos realzan el pecho, dibujan una cintura mínima y realzan la cadera, eliminando con su juego de sombras cualquier curva extra. Además, el vestido es súper ceñido, lo que consigue un efecto faja que mantiene todo exactamente donde debe estar.

Pero Winslet no es la primera celebridad en darse cuenta del potencial de este diseño. Penélope Cruz reaparecía en Cannes tras ser mamá en mayo de este año, y completamente recuperada tras dar a luz al pequeño Leo en enero, presentaba Piratas del Caribe con el mismo vestido.

Su versión, en azul marino y terciopelo, conseguía el mismo efecto reductor y poteciador que en Winslet.

Fuente: ABC.es

Comentarios